Ventas minoristas de Alemania cierran 2015 con tono débil

viernes 29 de enero de 2016 08:51 GYT
 

BERLÍN (Reuters) - Las ventas minoristas de Alemania cayeron en diciembre, marcando un débil fin de año y sugiriendo que el consumo privado, que ha sido el pilar de respaldo de la mayor economía de Europa, podría haber perdido fuerza en el cuarto trimestre.

Las ventas minoristas, un indicador notoriamente volátil y a menudo sujeto a revisión, cayeron un 0,2 por ciento mensual en términos reales tras subir en una cifra revisada de 0,4 por ciento el mes previo, dijo el viernes la Oficina Federal de Estadísticas.

Economistas consultados en un sondeo de Reuters proyectaban un alza de 0,5 por ciento.

El economista de Dekabank Andreas Scheuerle dijo que el clima moderado probablemente había impactado a las ventas minoristas debido a que los consumidores optaron por no comprar bienes invernales debido a temperaturas como las de primavera que se registraron en diciembre.

La Oficina de Estadísticas publicará el dato preliminar del producto interno bruto (PIB) del cuarto trimestre el 12 de febrero. Previamente este mes, dijo que el PIB probablemente creció un 1,7 por ciento en 2015, o un crecimiento cercano al 0,25 por ciento en el cuarto trimestre, frente al 0,3 por ciento del tercer trimestre.

En la comparación interanual, las ventas minoristas alemanas subieron un 1,5 por ciento, aunque fue menos al 2,0 por ciento proyectado por analistas.

No obstante, el panorama para el gasto de los hogares sigue siendo alentador, dado que los consumidores alemanes gozan de un nivel de empleo en máximos históricos y un alza de los salarios, mientras que tasas de interés bajas desalientan el ahorro. Analistas prevén que el consumo respalde al crecimiento alemán este año.

(Reporte de Michelle Martin y Rene Wagner. Editado en español por Patricio Abusleme)

 
Una mujer compra verduras en un supermercado orgánico en Berlín, el 31 de enero de 2013. Las ventas minoristas de Alemania cayeron en diciembre, marcando un débil fin de año y sugiriendo que el consumo privado, que ha sido el pilar de respaldo de la mayor economía de Europa, podría haber perdido fuerza en el cuarto trimestre. REUTERS/Fabrizio Bensch