Irán no puede reducir producción de crudo porque necesita recuperar cuota de mercado: funcionario

miércoles 10 de febrero de 2016 09:08 GYT
 

MOSCÚ (Reuters) - Irán no puede recortar la producción de petróleo porque necesita recuperar participación de mercado y volver a los niveles de extracción previos a las sanciones internacionales impuestas por su programa nuclear, dijo el miércoles un alto funcionario petrolero iraní.

Al ser consultado sobre si Teherán está dispuesto a coordinar un recorte de producción para respaldar al mercado petrolero, el viceministro de Petróleo en funciones, Masoud Hashemian Esfahani, dijo que: "No nos gusta recortar. Necesitamos recuperar nuestra participación".

"El precio (del petróleo) depende completamente de la situación del mercado y ahora tenemos un superávit de suministros. Quizás algunos países deben reducir su participación y muchos países (deben) recuperar su cuota", declaró en Moscú.

El ministro del Petróleo iraní, Bijan Zangeneh, afirmó el martes que Teherán está dispuesto a negociar con Arabia Saudita sobre las condiciones actuales en los mercados globales de crudo, informó el canal de televisión iraní Press TV.

Zangeneh no entregó más detalles sobre qué medidas podrían tomar Teherán y Riad. Algunos delegados de la OPEP se han mostrado escépticos a que se alcance un acuerdo para reducir los suministros, dado que Irán quiere elevar sus exportaciones tras la eliminación de las sanciones impuestas por Occidente el mes pasado.

(Reporte de Olesya Astakhova; escrito por Rania El Gamal. Editado en español por Patricio Abusleme y María Cecilia Mora)

 
El ministro de Petróleo de Irán, Bijan Zanganeh, habla con periodistas durante una reunión de ministros de petróleo de la OPEP, en Viena, Austria, 4 de diciembre de 2015. Irán no puede recortar la producción de petróleo porque necesita recuperar participación de mercado y volver a los niveles de extracción previos a las sanciones internacionales impuestas por su programa nuclear, dijo el miércoles un alto funcionario petrolero iraní. REUTERS/Heinz-Peter Bader