Bancos centrales se acercan al límite, política monetaria nuevamente atrae la atención tras G-20

domingo 28 de febrero de 2016 12:59 GYT
 

Por Balazs Koranyi y Leika Kihara

FRÁNCFORT/TOKIO (Reuters) - El fracaso ampliamente esperado de los líderes del grupo G-20 para acordar nuevas medidas que fortalezcan la economía mundial en una reunión en Shanghái el fin de semana ha devuelto la responsabilidad a los bancos centrales.

Pero tras años de intentos cada vez más desesperados para impulsar el crecimiento, existe el temor entre sus autoridades de que la política monetaria se haya quedado sin municiones efectivas y de que los futuros estímulos puedan incluso ser dañinos.

"La política monetaria es extremadamente expansiva, hasta el punto de que incluso podría ser contraproducente en términos de los efectos secundarios negativos para los bancos, las decisiones y el crecimiento", dijo el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, en la reunión del G-20.

"Las decisiones fiscales y monetarias han alcanzado sus límites (...) Si queremos que la economía real crezca, no hay atajos que eviten las reformas", añadió.

El G-20 reconoció que la política monetaria por sí sola no es suficiente para combatir los crecientes riesgos globales, pero los líderes no lograron esbozar nuevas medidas concretas, ofreciendo sólo promesas vagas y generales.

Frente a un nuevo paradigma de bajo crecimiento y el legado de la crisis, los bancos centrales han mantenido las tasas de interés cerca e incluso por debajo de cero durante años, esperando en vano a que los gobiernos realicen reformas en lugar de señalar a la política monetaria.

Atravesando territorio desconocido, los bancos centrales más pequeños como el suizo, sueco o danés incluso rebajaron los tasas a terreno negativo, elevando las perspectivas de que la política monetaria aún tenga algún margen. El Banco de Japón y el Banco Central Europeo (BCE) siguieron sus pasos, pero los resultados han sido dispares y con efectos secundarios.

  Continuación...

 
La presidenta de la Reserva Federal estadounidense, Janet Yellen, conversa con el secretario del Tesoro Jack Lew en la reciente reunión del G-20 en Shanghái. REUTERS/Aly Song