Los problemas de Brasil son una oportunidad para inversores bursátiles selectivos

jueves 24 de marzo de 2016 16:26 GYT
 

Por Christian Plumb

NUEVA YORK (Reuters) - Cuando los precios del crudo alcanzaron un pico en 2008, el valor de mercado de la petrolera brasileña Petrobras era de 290.000 millones de dólares, superando a referentes de la tecnología como Microsoft Corp y Apple Inc. Ahora, la empresa estatal vale una novena parte.

La caída en desgracia de la petrolera es un reflejo de cómo ha cambiado la percepción que los inversores tienen de Brasil, cuando los precios de las materias primas se hunden, el país pasa por la peor recesión en una generación y debe lidiar con un escándalo de corrupción que ha golpeado a la elite local.

El peso de Brasil en el índice accionario de mercados emergentes de MSCI ha bajado abruptamente a un 6 por ciento desde un máximo de casi un 18 por ciento, porque los inversores se han movido a bolsas como las de India y Sudáfrica, que en los últimos cinco años han ofrecido más retornos que el índice Bovespa de la Bolsa de Sao Paulo.

Ahora, en medio de una tormenta política, gestores de fondos están hurgando en los escombros para encontrar empresas castigadas que puedan beneficiarse de un cambio de Gobierno. Creen que es cada vez más probable que haya un nuevo liderazgo, porque la presidenta Dilma Rousseff se enfrenta a la posibilidad de un juicio político y a un escándalo de sobornos que tocó a algunos de sus cercanos.

"Brasil, considerado como mercado emergente, está en un nivel muy bajo en términos de destino de inversión, pero si se tiene paciencia hay oportunidades significativas de inversión", dijo Maria Negrete-Gruson, quien gestiona el fondo de mercados emergentes Artisan Partners.

Negrete-Gruson comparó a Brasil con Argentina de hace un par de años, cuando un puñado de inversores astutos apostaron que los días de Cristina Fernández como presidenta estaban contados y que pronto habría políticas más favorables para los mercados.

El índice bursátil argentino Merval se ha más que duplicado en los dos últimos años, mientras que el Bovespa ha subido sólo un 4 por ciento.

  Continuación...