Ministro de Finanzas de Islandia dice que no renunciará por filtraciones de "Papeles de Panamá"

martes 12 de abril de 2016 08:51 GYT
 

LONDRES (Reuters) - El ministro de Finanzas de Islandia, Bjarni Benediktsson, dijo el martes que no renunciará por las filtraciones de los "Papeles de Panamá", que mostraron que tuvo participación en una firma de inversión "offshore" en las Seychelles.

Consultado por periodistas en Londres sobre si dejaría su cargo, Benediktsson respondió: "No".

Las declaraciones se conocen una semana después de que Sigmundur David Gunnlaugsson renunció como primer ministro por los documentos filtrados que mostraron que su mujer poseía una compañía "offshore" que mantenía deuda de bancos islandeses quebrados.

El Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, que vio los papeles filtrados del estudio de abogados panameño Mossack Fonseca, dijo que éstos mostraron que Benediktsson y otros dos empresarios islandeses tenían poder legal sobre una compañía fantasma llamada Falson & Co., creada en 2005 en las Seychelles.

El Consorcio reportó que Benediktsson había confirmado que poseía una tercera parte de la compañía y había dicho que fue establecida para invertir en cuatro apartamentos en un edificio que estaba siendo construido en Dubái, pero que la compañía había sido desmantelada en 2009.

Las mayores revelaciones han desatado una tormenta política en Islandia, minando aún más la confianza en su élite política y financiera. Un sondeo de la semana pasada mostró que el 69 por ciento de los encuestados quería que Benediktsson renunciara.

(Reporte de Marc Jones. Reporte adicional de Sven Nordenstam en Estocolmo. Editado en español por Lucila Sigal)

 
El ministro de Finanzas de Islandia, Bjarni Benediktsson, escucha a los medios en Reykjavik. 29 de abril de 2013. El ministro de Finanzas de Islandia, Bjarni Benediktsson, dijo el martes que no renunciará por las filtraciones de los "Papeles de Panamá", que mostraron que tuvo participación en una firma de inversión "offshore" en las Seychelles. REUTERS/Sigtryggur Johannsson