Gobierno cubano baja precios de alimentos básicos tras quejas

viernes 22 de abril de 2016 12:49 GYT
 

Por Nelson Acosta

LA HABANA (Reuters) - El Gobierno de Cuba bajó los precios de algunos alimentos básicos en las tiendas que venden en divisas y pesos locales, una medida que busca frenar las quejas de los cubanos irritados por la inflación y la desigualdad.

Un congreso del gobernante Partido Comunista, clausurado el martes, admitió que los salarios son insuficientes y que la mayoría de la población no se ha beneficiado de las reformas orientadas al mercado que comenzaron en 2011, pero que avanzan lentamente.

El Ministerio de Finanzas y Precios mencionó en un comunicado la preocupación de los cubanos y dijo que la rebaja responde también a la caída de los precios internacionales de las materias primas.

El alza va dirigida a "incrementar gradualmente la capacidad de compra del peso cubano a corto plazo", añadió.

El comunicado difundido en el periódico Granma, del Partido Comunista, informa de que las medidas se aplicarán desde el viernes y buscan "reducir los precios en el entorno de un 20 por ciento en las tiendas que venden en divisas y el mercado paralelo (en pesos cubanos)".

Desde el colapso de la Unión Soviética, los cubanos llevan dos monedas en el bolsillo: el peso cubano (CUP), que los empleados públicos reciben como salario y con el que pagan algunos productos subsidiados, y un peso convertible (CUC), equivalente al dólar con el cual el Estado vende los productos importados y cobra servicios como el turismo. El sistema de doble moneda irrita a los cubanos.

Cuba, que está buscando la unificación cambiaria como parte de un plan de reformas, importa más del 60 por ciento de los alimentos que consume.

Alrededor del 70 por ciento de la fuerza laboral de cinco millones en la isla trabaja para el Estado, por un salario promedio de unos 600 pesos mensuales, unos 25 dólares.   Continuación...

 
Imagen de archivo de un vendedor de tomates en La Habana, abr 13, 2016. El Gobierno de Cuba bajó los precios de algunos alimentos básicos en las tiendas que venden en divisas y pesos locales, una medida que busca frenar las quejas de los cubanos irritados por la inflación y la desigualdad.
 REUTERS/Enrique de la Osa