Disputas entre Irán y Arabia Saudita amenazan cualquier acuerdo en la OPEP la próxima semana

miércoles 25 de mayo de 2016 09:23 GYT
 

Por Alex Lawler y Rania El Gamal

LONDRES/DUBÁI, 25 mayo (Reuters) - El dilema más espinoso que tuvo la OPEP el año pasado, al menos desde un punto de vista meramente petrolero, está a punto de desaparecer.

Casi seis meses después del levantamiento de las sanciones de Occidente, Irán está cerca de reconquistar sus volúmenes normales de exportación de petróleo, añadiendo barriles adicionales al mercado de forma menos traumática a la esperada, ayudado por interrupciones de suministros desde Canadá a Nigeria.

Sin embargo, todo esto hará poco por mejorar el diálogo, y mucho menos por ayudar a cerrar un acuerdo de producción, cuando la OPEP se reúna la próxima semana, en medio de crecientes tensiones políticas entre Irán y Arabia Saudita, según fuentes y delegados del cartel.

A principios de este año, Teherán se negó a unirse a una iniciativa para impulsar los precios mediante la congelación de la producción, pero señaló que sería parte de los esfuerzos futuros una vez que su producción se recupere lo suficiente.

De acuerdo con cifras de la Agencia Internacional de Energía (AIE), la producción de Irán alcanzó los niveles observados antes de la imposición de las sanciones por su programa nuclear. Teherán dice que aún no llega a ese punto.

Pero si bien Irán podría estar más dispuesto a establecer un diálogo en estos momentos, el aumento de los precios del petróleo redujo la urgencia por apuntalar el mercado, de acuerdo a delegados de la OPEP. El petróleo ha subido cerca de los 50 dólares, un precio que tiene más tranquilos a los productores, desde un mínimo de cerca de 12 años de 27 dólares en enero.

"No creo que la OPEP decida nada", dijo el delegado de un importante productor de Oriente Medio. "El mercado se está recuperando debido a las interrupciones de suministros y el repunte de la demanda".

Otro delegado de la OPEP, consultado sobre si el cartel podría realizar algún cambio en su política de producción en la reunión del 2 de junio, dijo: "Nada. El congelamiento está terminado".   Continuación...

 
El Logo de la OPEP en su sede en Viena, Austria. 21 de marzo de 2016. El dilema más espinoso que tuvo la OPEP el año pasado, al menos desde un punto de vista meramente petrolero, está a punto de desaparecer. REUTERS/Leonhard Foeger