Volkswagen recibe aprobación para arreglar más de 800.000 autos tras escándalo de emisiones

viernes 3 de junio de 2016 13:33 GYT
 

FRÁNCFORT (Reuters) - Volkswagen recibió la aprobación regulatoria para realizar arreglos técnicos en algunos modelos, dijo el viernes la automotriz, lo que significa que ahora podría llamar a revisión más de 800.000 de los 8,5 millones de vehículos afectados por el escándalo de las emisiones de los modelos diésel.

La autoridad automotriz alemana KBA aprobó los arreglos propuestos para los modelos Passat, CC y Eos equipados con motores TDI EA 189 de 2.0 litros, dijo el viernes Volkswagen.

El fabricante de automóviles alemán, que enfrentó el mayor escándalo de su historia al admitir el año pasado que manipuló pruebas de emisiones de sus vehículos diésel en Estados Unidos, dijo que las actualizaciones de software que afectaron a sus autos de 1,2, 1,6 y 2,0 litros, así como arreglos de hardware para alrededor de un tercio de los 8,5 millones de automóviles involucrados, estarían completadas a fines de año.

La firma inició un llamado a revisión de los modelos europeos a fines de enero, pero hasta los últimos días de mayo sólo 50.000 vehículos habían sido arreglados.

Una fuente de VW dijo a Reuters que la KBA estaba preocupada porque la solución propuesta para que los autos cumplan con las regulaciones de emisiones podría originar un aumento en el consumo de combustible para el modelo Passat.

Sin embargo, VW dijo el viernes que la KBA había confirmado que los arreglos no darían lugar a ningún cambio en el consumo de combustible, emisiones o el ruido de los vehículos.

(Reporte de Maria Sheahan. Editado en español por Rodrigo Charme)

 
El logo de la automotora alemana Volkswagen, visto en una feria automotriz en Hanover, Alemania. 25 de abril de 2016. Volkswagen recibió la aprobación regulatoria para realizar arreglos técnicos en algunos modelos, dijo el viernes la automotriz, lo que significa que ahora podría llamar a revisión  más de 800.000 de los 8,5 millones de vehículos afectados por el escándalo de las emisiones de los modelos diésel. REUTERS/Wolfgang Rattay