Ministro de Finanzas británico prevé más volatilidad, dice economía es sólida

lunes 27 de junio de 2016 06:23 GYT
 

LONDRES (Reuters) - El ministro de Finanzas de Reino Unido, George Osborne, dijo que la votación británica a favor de salir de la Unión Europea probablemente conducirá a una mayor volatilidad de los mercados financieros, pero dijo que la economía del país puede lidiar con el desafío que tiene enfrente.

Osborne, que habló públicamente por primera vez desde que los británicos votaron el jueves a favor de abandonar el bloque, dijo que el Gobierno puso en marcha sólidos planes de contingencia y que hay más medidas que el Ejecutivo puede adoptar junto al Banco de Inglaterra.

"Nuestra economía es tan fuerte como para enfrentar el desafío que nuestro país encara", dijo el lunes en una conferencia de prensa en el Ministerio de Finanzas.

El futuro de Osborne en su cargo ha estado en duda después de que se posicionó en el lado perdedor del referendo.

Durante la campaña el ministro dijo que tendría que aumentar los impuestos y reducir el gasto si se votaba a favor de salir de la UE.

Osborne dijo el lunes que el Gobierno debería esperar a que el sucesor del primer ministro David Cameron esté en el cargo antes de decidir cómo cambiar sus planes fiscales ante la ralentización prevista de la economía.

Cameron dijo el viernes que renunciaría en octubre.

"Habrá un ajuste en nuestra economía por la decisión que ha tomado el pueblo británico", sostuvo Osborne.

"Habrá una acción para lidiar con el impacto en las finanzas públicas, pero por supuesto es perfectamente lógico esperar a que tengamos nuevo primer ministro para determinar cómo será", agregó.   Continuación...

 
El ministro de Finanzas británico, George Osborne, dijo que el referéndum británico a favor de salir de la Unión Europea probablemente lleve a una mayor volatilidad de los mercados financieros, pero dijo que la quinta economía mundial saldría airosa con el desafío que tiene por delante. En la foto, George Osborne tras su comparecencia en Londres el 27 de junio de 2016. REUTERS/Stefan Rousseau/Pool