27 de junio de 2016 / 13:37 / hace un año

"Brexit" golpea a los mercados y profundiza la crisis política en Reino Unido

Trabajadores caminan bajo la lluvia en el distrito financiero de Canary Wharf, en Londres, Gran Bretaña. 11 de noviembre de 2013. La votación británica a favor de que el país abandone la Unión Europea generaba nuevas turbulencias en los mercados financieros el lunes, a pesar de los esfuerzos de los líderes del Reino Unido por poner fin a la profunda incertidumbre política y económica que generó el resultado del referendo.Eddie Keogh/File Photo

LONDRES (Reuters) - El voto británico a favor de abandonar la Unión Europea volvió a generar turbulencias el lunes en los mercados financieros, provocando un nuevo retroceso de la libra esterlina pese a los intentos gubernamentales de aliviar las turbulencias políticas y económicas que se desataron tras la decisión.

El ministro de Finanzas británico, George Osborne, dijo que la economía del país es lo suficientemente fuerte como para capear la volatilidad provocada por la votación a favor de la salida de la UE, el mayor revés desde la Segunda Guerra Mundial al proyecto de forjar una Europa más unida.

Pero la libra se derrumbó a su menor nivel en 31 años frente al dólar y las acciones europeas extendieron el desplome que comenzó la semana pasada, cuando el 52 por ciento de los votantes británicos se manifestó a favor del "Brexit" frente al 48 por ciento que votó por seguir dentro del bloque.

Las acciones de los bancos europeos tuvieron su peor caída de dos sesiones consecutivas en la historia, y las acciones mundiales medidas por el índice MSCI sufrieron su mayor baja en dos jornadas desde los días de la crisis tras el colapso del banco Lehman Bros a fines de 2008.

Reino Unido sufrió otro duro golpe por parte de Standard & Poor's, que rebajó su nota soberana y advirtió que podría haber otros recortes.

El Reino Unido está sumergido en una fuerte crisis política. El gobernante Partido Conservador enfrenta una lucha interna por el liderazgo del país tras la renuncia del primer ministro, David Cameron, y los legisladores del principal opositor -el Partido Laborista- intentan destronar a su propio jefe.

"No hay liderazgo político en el Reino Unido justo cuando los mercados necesitan la tranquilidad de una conducción", dijo Luke Hickmore de Aberdeen Asset Management, quien expresó la visión de muchos en la City, el centro financiero de Londres.

Cameron ha prometido quedarse hasta octubre para mantener la continuidad, pero un comité responsable de seleccionar al nuevo líder del Partido Conservador recomendó un proceso más rápido que debería finalizar a comienzos de septiembre.

No obstante, la negativa a iniciar inmediatamente el proceso formal para retirar al país de la UE ha llevado a varios líderes europeos a exigir decisiones más rápidas del Reino Unido -la segunda economía del grupo- para agilizar su salida del bloqueo.

"Francia, igual que Alemania, dice que Gran Bretaña ha votado por el Brexit. Esto debería implementarse rápidamente. No podemos permanecer en una situación indefinida y de incertidumbre", dijo el ministro de Finanzas francés, Michel Sapin, a la cadena de televisión France 2.

El miembro alemán de la Comisión Europea Guenther Oettinger también alertó sobre el asunto: "Cada día de incertidumbre impide que los inversores pongan sus fondos en Gran Bretaña, y también en otros mercados europeos", dijo a una radio local. "Cameron y su partido causarán daño si esperan hasta octubre", agregó.

MERKEL: SIN ACELERAR NI FRENAR

Si bien a los países europeos les gustaría acabar con la incertidumbre con rápidas negociaciones, el proceso no puede comenzar hasta que Reino Unido notifique formalmente a la UE de sus planes de retirarse.

Como Cameron decidió dejar la tarea a su sucesor, la escalada de los problemas en los dos grandes partidos ha creado más incertidumbre sobre los planes británicos para el futuro.

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que "ni frenará ni acelerará" para tratar de controlar los acontecimientos.

Merkel pareció usar un tono menos duro que otros líderes europeos, pero descartó tener conversaciones informales antes de que Londres notifique a la Unión Europea de su intención de dejar el bloque, según lo establecido en el Tratado de Lisboa, que es la base constitucional del grupo.

Un aliado de Merkel, Volker Kauder, dejó en claro que las negociaciones sobre el Brexit no serán fáciles. "No habrá trato especial, no habrá concesiones", dijo el líder de los conservadores de Merkel en el Parlamento, a la cadena de televisión ARD.

Las ondas expansivas se han sentido en un momento en que las economías del mundo siguen en un estado delicado tras la crisis de 2008, con tasas de interés cercanas a cero y bancos centrales que tienen menos munición de lo usual para ayudar a evitar recesiones.

El primer ministro chino, Li Keqiang, dijo que la incertidumbre sobre la economía global se había intensificado y llamó a una "UE unida y estable, y un Reino Unido estable y próspero".

Reporte adicional de Kevin Yao, Costas Pitas, Bate Felix, Andrea Shalal, Michael Holden, Guy Faulconbridge, David Milliken, Patrick Graham, Anirban Nag, Conor Humphries, Minami Funakoshi y Tetsushi Kajimoto, escrito por David Stamp; editado en español por Ana Laura Mitidieri

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below