29 de junio de 2016 / 21:47 / hace un año

La mayoría de los bancos de EEUU pasan pruebas de tensión de la Fed

3 MIN. DE LECTURA

NUEVA YORK/WASHINGTON (Reuters) - Casi todos los grandes bancos de Estados Unidos están en condiciones de elevar sus pagos a los accionistas, dijo el miércoles la Reserva Federal, y sólo dos filiales de prestamistas extranjeros no aprobaron las pruebas anuales de tensión.

Los resultados muestran que los bancos estadounidenses no sólo han fortalecido significativamente su capital desde la crisis financiera de 2007-2009, además sus gestores han probado a la Fed el mérito de su planificación.

Sin embargo, la Fed dio a Morgan Stanley sólo una aprobación condicional y señaló que debe resolver debilidades en sus procesos. Aún así le permitirá seguir adelante con un programa de recompra de acciones de 3.500 millones de dólares y un alza de su dividendo.

La aprobación de los reguladores provocó una serie de anuncios de bancos que planean recomprar más de sus acciones o elevar dividendos, una buena noticia para los inversores en papeles de entidades que habían sufrido un golpe tras la votación en Reino Unido de la semana pasada a favor de dejar la Unión Europea.

Sin embargo, las filiales en Estados Unidos de Deutsche Bank AG y de Banco Santander SA volvieron a reprobar las pruebas de tensión, debido a "amplias y sustantivas debilidades" en su proceso de planificación de capital.

El rechazo a sus planes de capital -por tercer año en el caso del Santander y segundo en el de Deutsche- significa que no podrán repatriar ganancias.

A pesar de su fracaso, Deutsche y Santander han mejorado, dijo un alto funcionario de la Fed en una conferencia telefónica con periodistas. En términos cuantitativos, los 33 bancos que participaron de las pruebas de tensión superaron largamente los requisitos mínimos de capital.

Esos bancos han más que duplicado su capital desde la crisis financiera, con aportes de más de 700.000 millones de dólares en capital común desde 2009, según la Fed.

Los resultados de las pruebas de tensión anunciados el miércoles, conocidas como CCAR, son importantes porque determinan cuánto capital pueden destinar los grandes bancos de Estados Unidos a dividendos, recompras de acciones, adquisiciones e inversiones.

Por David Henry en Nueva York y Patrick Rucker en Washington; editado en español por Javier López de Lérida

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below