7 de julio de 2016 / 16:26 / hace un año

"Brexit" abre una grieta en la banca desde Milán a Lisboa

3 MIN. DE LECTURA

Imagen de archivo de un operador en el piso de operaciones del banco Unicredit en Milán, Italia, jun 13, 2013. La onda expansiva de la decisión de Reino Unido de dejar la Unión Europea se ha extendido por toda Europa hasta su extremo sur, donde Portugal está tratando de contener discretamente una crisis bancaria.Alessandro Garofalo

FRÁNCFORT/LISBOA (Reuters) - La onda expansiva de la decisión de Reino Unido de dejar la Unión Europea se ha extendido por toda Europa hasta su extremo sur, donde Portugal está tratando de contener discretamente una crisis bancaria.

Desde la impactante decisión del "Brexit" el 23 de junio, la atención del sector bancario se ha centrado principalmente en Italia, donde la morosidad es una preocupación y las acciones de las entidades financieras se han desplomado, al igual que la confianza.

Las tensiones políticas en Europa también se han profundizado: Roma y Lisboa están tratando de flexibilizar las normas de la UE para ayudar a los bancos en problemas pero se han encontrado con la resistencia de la potencia económica Alemania y el ejecutivo Europeo, la Comisión Europea.

"Está poniendo a todo el sistema bancario bajo presión", dijo Gunnar Hokmark, diputado del Parlamento Europeo, haciéndose eco del nerviosismo expresado por inversores entrevistados por Reuters.

"Será grave para países con una situación frágil", dijo Hokmark, que ayudó a redactar la normativa que impone las pérdidas a los bonistas y grandes depositantes de los bancos quebrados, que Portugal e Italia quieren suavizar para permitir la ayuda estatal.

Los problemas de Portugal han atraído menos titulares que los de Italia, pero sus consecuencias no tienen por qué ser menos dolorosas. Las estadísticas muestran que los ahorros portugueses se están gastando, al contrario que en Italia, y la deuda privada es mucho mayor.

Un responsable de la Unión Europea que pidió no ser identificado dijo que la situación de Portugal era tan crítica como la de Italia pero era poco probable que se tratase con indulgencia porque era más pequeño y no suponía una amenaza "sistémica" a la estabilidad financiera de Europa. Portugal discrepa.

Los bancos de ambos países están bregando con la morosidad y necesitan más capital. Aún así, con deudas públicas superiores al 130 por ciento del Producto Interior Bruto, ninguno tiene mucho margen para ayudar. La Comisión Europea inició un proceso disciplinario contra España y Portugal el jueves por déficit excesivo en 2014 y 2015.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, sugirió que Portugal podría necesitar otro rescate después de recibir en 2011 un paquete de ayuda de 78.000 millones de euros de la UE y el FMI. Sin embargo, un segundo alto cargo de la zona euro descartó esa posibilidad y dijo que el tema de un rescate se ha enfocado más en Italia.

"Si no hay rescate de Italia, entonces podría haber una fuga de capital en los bancos", dijo Thomas Mayer, que dirige un instituto de análisis propiedad del gestor de fondos alemán Flossbach von Storch.

(1 dólar = 0,9029 euros)

Información adicional de Balazs Koranyi en Fráncfort, Silvia Aloisi en Milán, Axel Bugge y Sergio Goncalves en Lisboa y Helene Durand en Londres, Escrito por John O'Donnell, Traducido por Emma Pinedo y Jose Elías Rodríguez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below