Compañías dentro del S&P 500 comienzan a enfrentar los potenciales costos del Brexit

viernes 22 de julio de 2016 15:47 GYT
 

Por Noel Randewich y Caroline Valetkevitch

SAN FRANCISCO/NUEVA YORK (Reuters) - Las compañías estadounidenses, en su primera temporada de resultados desde que Gran Bretaña votó por abandonar la Unión Europea, están reconociendo ampliamente ante sus inversores que el denominado Brexit podría pesar sobre las ganancias.

Las firmas, desde General Motors a Yum Brands y FedEx dicen que esperan un golpe, aunque es muy pronto para determinar cuán fuerte podría ser o cuándo llegará.

Los inversores en Wall Street se sacudieron inicialmente por el Brexit y analistas independientes han sugerido que le podría costar miles de millones de dólares en ganancias a las compañías estadounidenses debido a los factores cambiarios y la pérdida de ventas en Europa.

Al menos 48 de 85 firmas del S&P 500 que han realizado conferencias tras entrega de resultados trimestrales desde finales de junio han mencionado al Brexit.

El jueves, GM afirmó que estaba considerando recorte de costos en Europa para contrarrestar hasta 400 millones de dólares en potenciales complicaciones generadas por el Brexit.

"El resultado de la votación ha impactado de manera negativa a la libra esterlina y la incertidumbre ha colocado tensión sobre la industria automotriz británica", aseguró Chuck Stevens, vicepresidente ejecutivo y jefe de finanzas de GM a inversores.

Delta Air Lines aseguró la semana pasada que reduciría capacidad en sus rutas entre Estados Unidos y el Reino Unido como resultado de la caída de la libra y el incremento en las incertidumbres económicas debido al Brexit.

Las empresas que pertenecen al S&P 500 en general dependen de Europa en un 8 por ciento de sus ventas, con sólo 1,9 por ciento de los ingresos desde Gran Bretaña, según S&P Dow Jones Indices.   Continuación...

 
Operadores trabajando en la bolsa de Wall Street en Nueva York, ago 21, 2015. Las compañías estadounidenses, en su primera temporada de resultados desde que Gran Bretaña votó por abandonar la Unión Europea, están reconociendo ampliamente ante sus inversores que el denominado Brexit podría pesar sobre las ganancias.
 REUTERS/Brendan McDermid