Inyección de dinero de banco central chino señala preocupaciones sobre burbuja de activos

miércoles 24 de agosto de 2016 08:49 GYT
 

Por Nathaniel Taplin y Winni Zhou

SHANGHÁI (Reuters) - El banco central de China inyectó dinero a los mercados de dinero a través de acuerdos de recompra reversos de 14 días por primera vez desde febrero, en una señal de que a las autoridades les preocupa que el aumento del apalancamiento pueda provocar burbujas en el mercado de bonos.

Analistas afirman que el cambio a inyecciones con tasas de interés más altas y a más largo plazo podría señalar que el banco central está preocupado que estén entrando demasiados préstamos a corto plazo al mercado de bonos.

Durante la mayor parte de 2016, el Banco Popular de China ha recurrido a la tasa de interés más baja a siete días, con inyecciones de dinero casi a diario.

Pero el miércoles, el banco central chino inyectó 90.000 millones de yuanes (13.550 millones de dólares) en los mercados de dinero a través de acuerdos de recompra de bonos reversos a siete días y 50.000 millones de yuanes adicionales en acuerdos de recompra de bonos reversos a 14 días, dijeron operadores.

"El banco central chino parece estar señalando a los bancos que dejen de depender de la liquidez a corto plazo y opten por la liquidez a más largo plazo", escribió el miércoles en una nota el analista Jonas Short.

Los bonos del Tesoro chinos registraron una ola de ventas tras la noticia. El miércoles por la mañana, los futuros de la deuda china a cinco y diez años CTFc1 CFTc1 bajaban un 0,1 por ciento.

El yuan CNY=CFXS cedía un 0,2 por ciento frente al dólar, mientras que el índice referencial de acciones CSI300 .CSI300 perdió un 0,1 por ciento.

(Reporte adicional de redacción de Shanghái. Editado en español por Patricio Abusleme)

 
Una bandera de china a las afueras de la sede del Banco Popular de China, el banco central de China, en Pekín, 3 de abril de 2014. El banco central de China inyectó dinero a los mercados de dinero a través de acuerdos de recompra reversos de 14 días por primera vez desde febrero, en una señal de que a las autoridades les preocupa que el aumento del apalancamiento pueda provocar burbujas en el mercado de bonos. REUTERS/Petar Kujundzic/Foto de archivo