ENTREVISTA-Ajuste fiscal en Colombia no es negociable, pero reforma podría complementarse en 2017: S&P

martes 6 de septiembre de 2016 16:40 GYT
 

Por Nelson Bocanegra

BOGOTÁ (Reuters) - El tema fiscal de Colombia no es negociable en momentos en que se espera un mayor gasto por la implementación de un acuerdo de paz con la guerrilla, aunque la reforma tributaria que se presentará este año podría ser complementada en el 2017 si no logra el ajuste esperado, dijo el martes un funcionario de S&P.

Las principales agencias evaluadoras de riesgo han condicionado mantener la calificación soberana de Colombia -actualmente un escalón por encima del codiciado grado de inversión- a la aprobación de la reforma tributaria con la que el Gobierno busca aumentar impuestos, combatir la evasión y aliviar las finanzas públicas.

Hasta ahora, agencias como Fitch, Moody's y Standard & Poor's (S&P) solo han rebajado el panorama a negativo desde estable.

Pero la discusión del proyecto fiscal se ha demorado debido a que el Gobierno y el Congreso están concentrados en el acuerdo de paz que el presidente Juan Manuel Santos está a punto de firmar con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para poner fin a un viejo conflicto que ha dejado 220.000 muertos.

Santos prometió presentar la reforma al Congreso antes de fin de año para que entre en vigencia a partir del 2017. Pero algunos legisladores creen que una reforma con alza de impuestos tiene un alto costo político, aunque se espera el respaldo de la coalición que apoya al Gobierno en el Congreso.

"Un escenario totalmente negativo, como podría ser que no se aprobara la reforma fiscal, que empezaran los gastos relacionados con el acuerdo de paz y pasáramos del déficit fiscal actual a uno 2 por ciento mayor, obviamente encienden una luz amarilla", dijo Joaquín Cottani, economista jefe para América Latina de S&P Global Ratings.

Colombia enfrenta dificultades financieras debido a la casi total desaparición de la renta petrolera para las arcas estatales por el desplome de los precios internacionales del petróleo, hasta hace un par de años su principal fuente de ingresos.

Esa situación obligó al Ministerio de Hacienda a elevar su meta de déficit fiscal del Gobierno Nacional Central de este año a un 3,9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), desde uno de 3,6 por ciento, un número que aún los analistas ven difícil de cumplir.   Continuación...