"Flash crash" de la libra esterlina sacude mercados de bonos y acciones

viernes 7 de octubre de 2016 12:38 GYT
 

Por Patrick Graham

LONDRES (Reuters) - La libra esterlina perdió el viernes hasta el 10 por ciento de su valor en sólo unos minutos de operaciones en los mercados asiáticos, un "flash crash" que sumó nuevas preocupaciones sobre la vulnerabilidad de la moneda y otros activos británicos a las que ya existían entre los inversores por el "Brexit".

La libra se recuperó posteriormente de parte de la caída que la llevó a tocar un mínimo de 1,1491 dólares y que fue provocada, según operadores, por operaciones electrónicas automatizadas que ahora dominan el mercado mundial de divisas.

Pero las ventas de los inversores europeos y estadounidenses anularon ese rebote mientras las bolsas de Londres y Nueva York entraban en funcionamiento. La libra descendía un 2 por ciento en el día y se encaminaba a su mayor baja semanal desde 2009.

El repentino desplome en Asia ocurrió después de que el presidente francés, Francois Hollande, dijo que la Unión Europea necesita mantenerse firme ante Reino Unido, tras declaraciones de la primera ministra Theresa May y de otros líderes que parecían aludir a un divorcio más complejo de lo esperado entre ambas partes.

Las posiciones más enfrentadas generaron inquietud entre los inversores sobre el comportamiento futuro de la libra.

La caída de la moneda británica fue apreciada por algunos inversores internacionales enfocados en empresas de Reino Unido, que aumentan sus ingresos y competitividad en el extranjero cada vez que la libra pierde valor. El índice bursátil FTSE 100 subió 1 por ciento, mientras que otras bolsas europeas cayeron con fuerza.

Sin embargo, hay crecientes preocupaciones sobre el impacto que tendrán las pérdidas de la libra esterlina, y el "Brexit" que está detrás de ello, sobre la demanda interna, la inflación y el crecimiento económico en los próximos años.

Los rendimientos de la deuda británica a 10 años subían hasta 11 puntos básicos a 0,984 por ciento, el nivel más alto desde la semana de junio en que los británicos decidieron en un referendo su salida de la Unión Europea.   Continuación...