BCE mantendría política sin cambios y prepararía terreno para prolongar estímulos

miércoles 19 de octubre de 2016 19:15 GYT
 

Por Balazs Koranyi y Francesco Canepa

FRÁNCFORT (Reuters) - Se espera que el Banco Central Europeo (BCE) mantenga el jueves su política monetaria sin cambios, pero que prepare el terreno para ampliar sus estímulos monetarios en diciembre, en un intento de apoyar un muy esperado rebote de los precios al consumidor.

El presidente del BCE, Mario Draghi, probablemente enfatizará en la necesidad de mantener el estímulo monetario con la decisión de no mover las tasas de interés ni el programa de compra de bonos por 80.000 millones de euros al mes, lo que reforzará las expectativas de que se prolongue la adquisición de activos que por ahora está prevista que se acabe en marzo.

El BCE ha ofrecido durante años un estímulo monetario sin precedentes, con tasas bajo cero por ciento, préstamos gratis para los bancos y compras de bonos por más de un billón de euros, con la expectativa de avivar el crecimiento e impulsar la inflación a su objetivo de justo por debajo del 2 por ciento.

Para Draghi, el equilibrio está en mantener la puerta abierta a más estímulo sin ninguna señal de que es un compromiso, porque podría alterar a los mercados y repetir las turbulencias del año pasado cuando el BCE generó expectativas demasiado altas y nos las cumplió del todo.

Las medidas no son, sin embargo, del todo urgentes. La zona euro está avanzando lentamente, la inflación está en máximos de dos años y los presupuestos de los países sugieren que habrá algo de colaboración de la política fiscal. Todo apunta a que el bloque de 19 países está en la senda prevista por el BCE en septiembre.

No obstante, Draghi y el resto de los miembros del directorio se han esforzado recientemente en hacer énfasis en que su pronóstico se basa en un apoyo monetario "muy sustancial", una señal que se ha interpretado como una confirmación de que viene una extensión del programa de compra de bonos.

"Las condiciones (financieras) actuales reflejan las expectativas de medidas adicionales del BCE, eso sugiere que el BCE tendrá que hacer más para mantener el actual grado de expansión monetaria", dijo el economista Marco Valli de UniCredit.

"Así que cualquier cosa que sea menos que la prolongación del alivio cuantitativo por 80.000 millones de euros por mes supone el riesgo de endurecer la condiciones financieras con rendimientos más altos, una moneda más fuerte y, posiblemente, menor apetito por el riesgo", agregó.

(Por Balazs Koranyi; Editado en español por Javier López de Lérida)