20 de octubre de 2016 / 21:07 / hace 10 meses

Se aleja la amenaza de Trump, pero el peso mexicano seguirá presionado por las cuentas en casa

CIUDAD DE MÉXICO (Reuters) - Puede que el efecto del candidato presidencial estadounidense Donald Trump sobre el peso mexicano se esté disipando, pero la moneda no se recuperará mientras sigan las preocupaciones sobre la capacidad del Gobierno de ajustarse el cinturón y de avivar el ritmo de la economía.

Después del tercer y último debate presidencial en Estados Unidos el miércoles, que según sondeos tuvo como ganadora a la candidata demócrata Hillary Clinton, la moneda logró un alza momentánea. Eso sugiere que una eventual victoria suya ya ha sido descontada por el mercado y no traería más bonanza al peso.

La moneda retrocedió el jueves un 0.42 por ciento a 18.60 pesos por dólar.

"Podemos movernos cerca de 18 o un poco más abajo, pero eso es todo, estará limitado a eso", dijo Carlos Serrano, economista de BBVA Bancomer.

Con él coinciden analistas de Citibanamex y Barclays: el peso vería un "rally de alivio" si gana Clinton, impulsado por el cierre de operaciones de cobertura, algo que detonaría fuertes ventas de dólares y un avance en el tipo de cambio.

La moneda se ha apreciado más del 7 por ciento desde el mínimo histórico de 19.9225 por dólar del 26 de septiembre, en el que se hundió cuando el republicano Trump repuntó en las encuestas y estaba muy cerca de Clinton.

Y fue en parte ayudada por el crecimiento en la tenencia de deuda mexicana en manos extranjeras, que subió un 1.5 por ciento a 2.04 billones de pesos en esas semanas, según el último dato disponible del banco central.

PROBLEMAS DE FONDO

Más allá de lo que pase en Estados Unidos, hay barreras claras que frenan al peso, aseguró Serrano de BBVA Bancomer. El problema del rápido aumento del endeudamiento, la continua caída de los ingresos petroleros y la situación financiera de la petrolera estatal Pemex no desaparecerán de un día para otro.

Por si fuera poco, el crecimiento económico local ha sido anémico en los últimos años, mientras que los bajos precios del petróleo han opacado una histórica apertura del sector energético del país a la inversión privada.

Ahora México enfrenta el riesgo de una baja en su calificación crediticia si no logra recortar el gasto el año próximo y reducir su déficit.

Para Guillermo Aboumrad, estratega de la casa de bolsa Finamex, las preocupaciones sobre las finanzas y la economía locales son la razón por la que el peso no ha podido regresar a los niveles en que cotizaba antes de que Trump repuntara en las encuestas, por debajo de los 18.30 por dólar.

A pesar de todo, algunos creen que es un buen momento para apostar por México.

Marco Oviedo de Barclays se mostró confiado en que el Gobierno podrá cumplir con sus metas fiscales para el próximo año, mantener controlada la inflación y que logrará impulsar el vital sector manufacturero.

"Creemos que ya ha sido demasiado golpe al peso, y pues tiene espacio para tener una ganancia", dijo Oviedo.

Editado por Pablo Garibian

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below