Triunfo de Obama tiene a mercados atentos a abismo fiscal

miércoles 7 de noviembre de 2012 15:40 GYT
 

Por Rodrigo Campos y Steven C. Johnson

NUEVA YORK (Reuters) - Los inversores estadounidenses despertaron el miércoles con el mismo presidente y los mismos problemas de estancamiento partidista en Washington, y esperaban la misma solución de frente a una inminente crisis presupuestaria que amenaza a la economía: patearla y lidiar con ella después.

Las acciones caían con fuerza por preocupaciones de que las peleas partidistas impida un compromiso. El índice S&P 500 cayó por debajo de un nivel clave por primera vez en dos meses.

Las acciones de bancos y de firmas de defensa cayeron en una venta generalizada por parte de inversores que habían comprado papeles de esos sectores a la espera del triunfo del republicano Mitt Romney.

El presidente Barack Obama venció a Romney y obtuvo un segundo mandato, pero aún debe lidiar con una Cámara de Representantes controlada por la oposición que podría dificultar la firma de acuerdos, especialmente de cara al inminente "abismo fiscal".

A menos que la Casa Blanca y el Congreso alcancen un acuerdo para reducir el déficit, en enero entrará en vigor automáticamente un paquete de aumentos de impuestos y recortes de gastos por 600.000 millones de dólares. Los inversores temen un duro impacto económico, a menos que el "abismo fiscal" sea evitado.

Se espera que esa sea la principal prioridad del Congreso, que se reunirá pronto, aunque pocos esperan algo que se parezca a una resolución permanente del problema.

"Lo mejor que podía haber pasado es lo que pasó", comentó Robert Manning, presidente ejecutivo de MFS Investment Management. "No creo que haya una gran negociación, sólo pequeños ajustes que patearán el problema para adelante", agregó.

Los mercados reaccionaron negativamente, como muchos temían si la elección garantizaba un mayor rencor partidista.   Continuación...

 
<p>Un operador observa un televisor con las noticias de la reelecci&oacute;n de Barack Obama como presidente de Estados Unidos en el parqu&eacute; de Fr&aacute;ncfort, Alemania, nov 7 2012. Los inversores estadounidenses despertaron el mi&eacute;rcoles con el mismo presidente y los mismos problemas de estancamiento partidista en Washington, y esperaban la misma soluci&oacute;n de frente a una inminente crisis presupuestaria que amenaza a la econom&iacute;a: patearla y lidiar con ella despu&eacute;s. REUTERS/Lisi Niesner</p>