Irán toma medidas para controlar suministro diésel y otros combustibles

miércoles 14 de noviembre de 2012 12:29 GYT
 

DUBAI (Reuters) - Irán planea racionar las ventas de diésel, mezclar gasolina con metanol para hacer que dure más y sólo aceptar dinero en efectivo de las aerolíneas locales a cambio de combustible de aviones, dijo su ministro de Petróleo, en un intento por administrar mejor su estrecho suministro de combustibles.

El valor del rial iraní cayó frente al dolar estadounidense este año debido a que las sanciones occidentales han recortado las exportaciones de petróleo, facilitando el contrabando de diésel subvencionado, encareciendo las importaciones de combustibles y dificultando las transacciones bancarias.

Desde diciembre del 2010, Irán ya redujo con éxito la demanda de gasolina al introducir tarjetas magnéticas para controlar el uso de combustibles subsidiados de los automovilistas iraníes.

Ahora, los dueños de vehículos de carga también verán racionado su diésel, dijo el ministro de Petróleo, Rostam Qasemi, citado el miércoles por el servicio de noticias Shana del ministerio, mientras Teherán intenta detener un alza del contrabando de combustible por las fronteras del país.

"El Gobierno paga subsidios enormes al sector energético, que ha llevado al nefasto fenómeno del contrabando de productos petroleros", dijo Qasemi.

Con el diésel a un precio fijado en 4.500 riales iraníes el litro (alrededor de 15 centavos estadounidenses en la cotización del mercado abierto), el diésel cuesta menos que el agua embotellada en Irán, lo que ha llevado a un consumo dispendioso y un alza del contrabando, dijo el ministro.

"Los precios bajos del combustible juegan un rol importante en el creciente contrabando, y es por eso que las compañías distribuidoras de productos petroleros deberían mejorar su cooperación con las fuerzas de seguridad para frenar el contrabando de productos petroleros", dijo Qasemi.

Irán ha reducido su uso de gasolina e incrementó su capacidad de refinación en respuesta a la presión de los gobiernos occidentales, que han bloqueado los suministros al país en los últimos años para que Teherán abandone su controvertido programa nuclear.

Con una capacidad de refinación que no está satisfaciendo la demanda interna, Qasemi dijo que pronto la gasolina podría ser mezclada con alrededor de un 35 por ciento de metanol para que dure más.

El ministro también dijo que las aerolíneas que operan en Irán ahora tendrán que pagar con dinero por el combustible de aviones jet para vuelos domésticos, a un ritmo de 7.000 riales por litro.

(Reporte de Daniel Fineren y Yeganeh Torbati)