21 de noviembre de 2012 / 0:17 / en 5 años

Brasil excluirá 12.300 mln dlr para cumplir meta fiscal: ministerio

Por Jeferson Ribeiro

BRASILIA (Reuters) - Brasil excluirá 25.600 millones de reales (12.300 millones de dólares) en gasto público de sus cálculos de superávit presupuestario primario en el 2012, utilizando métodos contables alternativos por segunda vez en tres años para cumplir con la importante meta fiscal.

Una fuerte desaceleración en la sexta economía mundial ha reducido los ingresos tributarios y ha estrechado el superávit presupuestario primario del país, calculado con los ingresos menos los gastos excluyendo el pago de deuda.

El Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff ya ha reconocido que no podrá lograr la meta de superávit primario para este año de 139.800 millones de reales, o cerca de un 3,1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Pero la cantidad de gasto que debe descontarse de los cálculos presentados el martes en un reporte del Ministerio de Planificación puso al descubierto la profundidad de la desaceleración.

La economía brasileña está previsto que crezca apenas un 1,5 por ciento este año, después de expandirse un 7,5 por ciento en el 2010.

Para luchar contra la desaceleración, el Gobierno ha dado beneficios tributarios por miles de millones de reales para las industrias locales en problemas, reduciendo aún más un superávit primario que es observado de cerca por inversores y que es un indicativo de la capacidad del país para pagar sus deudas.

Las cuentas fiscales de Brasil, sin embargo, siguen siendo la envidia de países europeos que luchan con altos niveles de deuda, así como de Estados Unidos, que ha visto crecer su déficit fiscal durante la última década.

La reacción del mercado ha sido leve debido a que la mayoría de los inversores cree que Brasil aún está comprometido con la prudencia fiscal.

La maniobra de contabilidad, usada por última vez en el 2010, no ha sido respaldada por instituciones multilaterales como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Algunos economistas locales han criticado la maniobra como “contabilidad creativa” que podría sacar al país del camino de responsabilidad fiscal de la última década que lo ayudó a controlar la inflación.

Sin embargo, la estrategia de contabilidad impide que Rousseff recorte gastos en los próximos meses para cumplir la meta, lo que podría amenazar a una incipiente recuperación de la mayor economía de América Latina.

El Gobierno tiene permitido descontar hasta 40.600 millones de reales en el gasto público como parte del llamado “Programa de Aceleración del Crecimiento”, su principal programa de inversión conocido como PAC.

Rousseff ha dicho que el Gobierno sigue comprometido con la disciplina fiscal que permitió al banco central recortar en 525 puntos básicos su tasa referencial Selic en poco más de un año a un mínimo histórico de un 7,25 por ciento.

Superávits grandes y consistentes ayudaron a Brasil a ganarse la confianza de los inversores durante los últimos 15 años, terminando con la hiperinflación, reduciendo la carga de deuda del país y dejando atrás una larga historia de fugas de capital.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, dijo la semana pasada que el Gobierno cumplirá con su meta de superávit primario el próximo año sin recurrir a trucos de contabilidad.

(1 dólar = 2,0808 reales brasileños)

Reporte de Jeferson Ribeiro; Escrito por Alonso Soto; Editado en Español por Ricardo Figueroa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below