Brasil dejará que su moneda caiga, pero no mucho

miércoles 21 de noviembre de 2012 15:52 GYT
 

Por Brian Winter

SAO PAULO (Reuters) - La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, probablemente dejará que la moneda local caiga más allá de los 2,10 reales por dólar, pero cualquier ajuste sería menor por el temor a la inflación.

El real se debilitó un 0,68 por ciento el miércoles a 2,0952 por dólar en un mercado global que huía de los activos de mayor riesgo.

Los operadores ansían ver si el banco central de Brasil intervendrá en el mercado, como lo ha hecho en el pasado, cuando se quiebre la banda de flotación informal de la moneda, que la mantiene entre 2 y 2,1 por dólar.

Comentarios recientes de Rousseff, además de declaraciones de otros altos funcionarios, sugieren que el Gobierno tolerará una moneda algo más débil en las próximas semanas si el mercado se mueve en esa dirección.

La debilidad reciente del real puede ayudar a la industria brasileña, que en años recientes han tenido que soportar una moneda más fuerte junto a un alza de sus costos de producción.

El real se ha debilitado un 12 por ciento este año, pero sigue estando un 19 por ciento por encima de su valor del 2008.

No obstante, el banco central puede aún intervenir para prevenir una depreciación excesiva que desestabilice a la economía.

Probablemente, tolerará un pequeño cambio del techo de la banda a entre 2,12 o 2,15 por dólar como mucho en el corto plazo, porque le preocupa que un real más débil complique las metas de inflación del 2013 en momentos de un despegue de la economía.   Continuación...