ANALISIS-Agencias calificadoras aún no rebajarán nota por abismo fiscal EEUU

lunes 24 de diciembre de 2012 12:19 GYT
 

Por Luciana Lopez

NUEVA YORK (Reuters) - El estancado progreso en la disputa sobre el presupuesto en Washington podrá estar sacudiendo a los mercados, pero el punto muerto entre los legisladores aún no alentará a las agencias de calificación a rebajar la nota de deuda de Estados Unidos.

La calificación crediticia de Estados Unidos está lejos de estar a salvo. Las tres principales agencias calificadoras tienen panoramas negativos para el país, que el año pasado sufrió la rebaja de su nota de deuda por primera vez en su historia cuando Standard & Poor's lo despojó de su estatus AAA.

Pero el abismo fiscal es sólo uno de una serie de problemas que tendrá a la agencias de calificación acechando Washington por meses.

Los inversores liquidaron activos de riesgo como las acciones el viernes y optaron por activos de refugio seguro como el dólar y los bonos del Tesoro después de que el líder de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, no logró suficiente apoyo dentro de su partido para impulsar una medida que eleva el impuestos a los más ricos a través de esa cámara.

Con el liderazgo de Boehner en la Cámara en riesgo, los mercados temen que no pueda lograr la aprobación de ningún plan tributario a través del Congreso, mucho menos los términos más estrictos que busca el presidente Barack Obama en lo que se está convirtiendo en una interminable debacle política sobre el presupuesto.

La disfunción en Washington fue especialmente citada como una de las razones para que Standard & Poor's rebajara su nota de deuda para Estados Unidos a AA+ en agosto del 2011. El "abismo fiscal" en si mismo reducirá el déficit, pero Fitch ha sostenido que un continuo estancamiento político podría costarle al país su condición de excelencia.

"Este potencial de un continuado estancamiento entre los legisladores podría tener profundos efectos para la economía estadounidense", dijo Standard & Poor's en un reporte después de las elecciones de noviembre.

Sin un acuerdo presupuestario entre los legisladores, el abismo fiscal, un paquete de 600.000 millones de dólares en alzas impositivas y recortes en el gasto, entraría en rigor automáticamente el 1 de enero y podría arrastrar a la economía a otra recesión.   Continuación...

 
Foto de archivo de un barco carguero anclado en las afueras del puerto de Long Beach, dic 4 2012. El estancado progreso en la disputa sobre el presupuesto en Washington podrá estar sacudiendo a los mercados, pero el punto muerto entre los legisladores aún no alentará a las agencias de calificación a rebajar la nota de deuda de Estados Unidos. REUTERS/Mario Anzuoni