Ventas de autos cerrarían un sólido 2012 en EEUU

viernes 28 de diciembre de 2012 14:20 GYT
 

Por Deepa Seetharaman

DETROIT (Reuters) - Las ventas de autos crecerían un 9 por ciento en diciembre en Estados Unidos, con lo que cerrarían el mejor año desde el 2007, gracias a un mayor acceso al crédito, un incremento de los precios de las viviendas y una sostenida demanda.

Pero cuando las principales automotrices den a conocer los resultados de las ventas de diciembre el próximo jueves, un sólido fin de año podría verse eclipsado por las preocupaciones de que los consumidores reducirán el gasto en enero por el denominado "abismo fiscal".

La confianza del consumidor estadounidense cayó a su nivel más bajo en cuatro meses en diciembre ante los temores a la entrada en vigencia de forma automática de aumentos de impuestos y recortes de gastos por unos 600.000 millones de dólares, que podrían hundir al país en otra recesión.

En general, las ventas de autos crecerían un 13 por ciento interanual en el 2012, a 14,5 millones de vehículos, en el tercer año consecutivo en que la industria registraría una expansión porcentual de dos dígitos.

Los analistas sondeados por Thomson Reuters pronostican que las ventas anualizadas de diciembre ascenderán a alrededor de 15,2 millones de vehículos, ayudadas en parte por un mayor incentivo en el gasto en las camionetas pickup.

"Dada la relativa fortaleza en la confianza del consumidor después de las elecciones del mes pasado -aún a pesar del 'abismo fiscal'- y las mejoras en los datos laborales, esperamos que una saludable demanda minorista estimule un sólido mes", dijo el analista Brian Johnson de Barclays Capital.

Las ventas de automóviles son un indicador anticipado de la demanda del consumidor estadounidense y los ejecutivos de la industria han señalado a la mejora en el mercado de la vivienda y confianza del consumidor como las razones del optimismo en el 2013.

En el 2013, las ventas se desacelerarían a un crecimiento de un dígito porcentual dado que varios analistas sólo pronostican mejoras modestas en la confianza del consumidor y el empleo estadounidense.

(Editado por Juan Lagorio)