Atacan el segundo mayor oleoducto de Colombia

viernes 4 de enero de 2013 14:22 GYT
 

BOGOTA (Reuters) - El bombeo de petróleo por el oleoducto Caño Limón-Coveñas, el segundo más importante de Colombia, se encuentra paralizado por un ataque con explosivos atribuido a la guerrilla izquierdista, el primero del 2013, informó el viernes la estatal Ecopetrol.

El ataque, perpetrado el jueves, no afectó las exportaciones ni la producción de crudo de un campo operado por la estadounidense Occidental en el departamento de Arauca, en la frontera con Venezuela.

Ejército atribuyó el ataque, que provocó un derrame de crudo, la contaminación de un río y el cierre de varios acueductos, a la guerrilla izquierdista, sin precisar si fueron las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) o el más pequeño Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Ecopetrol dijo que activó un plan de contingencia para minimizar la contaminación ocasionada por el ataque al oleoducto -cerca del municipio de Toledo al noreste del país-, que se encontraba paralizado por un mantenimiento programado pero que no entró en operación como estaba previsto.

El oleoducto de 780 kilómetros de longitud tiene capacidad para transportar unos 220.000 barriles de crudo que se producen en los campos de Caño Limón hasta el puerto de Coveñas, en el Mar Caribe, para su exportación.

Colombia, el cuarto productor latinoamericano de petróleo y el cuarto exportador de carbón en el mundo, vive un auge en exploración y explotación de hidrocarburos y minerales por mejores condiciones de seguridad en el país como resultado de una ofensiva militar que obligó a la guerrilla a replegarse a apartadas zonas montañosas y selváticas.

Sin embargo, un aumento de los ataques contra la infraestructura petrolera en el 2012 impidieron que el país lograra una meta de producción de un millón de barriles de petróleo al día.

Entre enero y octubre del 2012, se registraron en Colombia 142 ataques contra oleoductos, un aumento de un 173 por ciento en comparación con el mismo periodo año inmediatamente anterior, según estadísticas del Ministerio de Defensa.

El Gobierno del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y las FARC, mantienen en Cuba una negociación de paz con la que se busca poner fin al conflicto interno de casi cinco décadas.

De lograrse a un acuerdo, los sectores petrolero y minero serían unos de los sectores más beneficiados por el cese de los ataques rebeldes, según expertos.

(Reporte de Luis Jaime Acosta; Editado por Javier López de Lérida)