26 de junio de 2013 / 14:13 / hace 4 años

Gran Bretaña intenta compensar medidas de austeridad con impulso a infraestructura

3 MIN. DE LECTURA

LONDRES (Reuters) - El ministro de Finanzas de Gran Bretaña, George Osborne, presentó el miércoles una nueva ronda de recortes de gastos, pero prometió canalizar parte de los ahorros de vuelta a la economía para compensar los costos de la austeridad excesiva.

En una presentación ante el Parlamento, Osborne desglosó el plan de 11.500 millones de libras esterlinas (17.800 millones de dólares) en recortes para el año fiscal 2015/2016.

Los presupuestos de Gobiernos locales fueron algunos de los más afectados, mientras que se separaron 3.000 millones de libras para gasto en proyectos de viviendas de costos asequibles.

El gasto en ayuda internacional, salud y educación se mantuvo.

El debate por los recortes, que entrarán en efecto a sólo semanas de una elección general, esboza las líneas de una batalla económica para una campaña en la que la salud de la economía será decisiva.

"Gran Bretaña está saliendo de cuidados intensivos -y desde el rescate a la recuperación", dijo Osborne ante el Parlamento.

"Siempre creímos que el déficit importaba; que debíamos tomar decisiones difíciles para hacer frente a nuestras deudas -y la oposición a eso ha caído en la incoherencia", agregó.

Más temprano el miércoles, el líder del Partido Laborista, Ed Miliband, criticó la necesidad de más recortes y recordó la promesa que Osborne hizo en el 2010 de eliminar el déficit del presupuesto para el 2015.

El último pronóstico oficial muestra que en el año fiscal 2017/2018, Gran Bretaña aún seguirá usando un 2,3 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) más de lo que recupera en impuestos.

Gasto De Capital

Pese a los agresivos recortes realizados desde que los conservadores llegaron al poder en el 2010, el débil crecimiento económico y un costoso sistema de salud han desviado los planes originales del Gobierno de terminar con el déficit del presupuesto, que heredó en un nivel de un 11,2 por ciento del PIB.

La agenda de austeridad de Gran Bretaña se ha complicado por la pérdida de su calificación "AAA" y por los llamados del Fondo Monetario Internacional para que aplace los recortes de corto plazo e incremente la inversión en infraestructura.

Osborne prometió un total de 300.000 millones de libras en gasto de capital de aquí al final de la década. El jueves se realizará un anuncio en el que se informará en detalle el uso de un tercio de ese monto.

"Necesitamos medidas rápidas y determinantes en las grandes decisiones que moverán los proyectos de los planos a la construcción", dijo John Cridland, de la Confederación de la Industria Británica, que representa a casi 250.000 empresas.

Los laboristas consideraron que el impulso a la infraestructura no era suficiente y pidieron 10.000 millones de libras adicionales en gasto de estímulo.

"Si tomamos medidas ahora, eso podría significar que en dos años no tengamos que aplicar esos espantosos recortes que (Osborne) está aplicando", dijo Chris Leslie, portavoz de Economía del Partido Laborista.

(1 dlr = 0,6492 libras esterlinas)

Traducido al español por Janisse Huambachano. Editado por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below