Comienza huelga de camioneros en Brasil, impacto por ahora es limitado

lunes 1 de julio de 2013 12:31 GYT
 

RIO DE JANEIRO (Reuters) - El sindicato de camioneros de Brasil comenzó el lunes una huelga de 72 horas en cinco estados que podría entorpecer el traslado de soja, maíz y azúcar hacia los puertos, aunque difícilmente frenará del todo las exportaciones de materias primas.

Un portavoz del sindicato de camioneros MUBC dijo que los camioneros habían acatado la huelga en al menos cinco estados: São Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais, Espíritu Santo y Mato Grosso.

Una protesta en la autopista Anchieta que conecta São Paulo con el puerto de Santos, la principal terminal de Brasil, causó un embotellamiento de unos 2 kilómetros, según el operador de carreteras EcoVias.

Aunque las protestas ralentizaron el tráfico de camiones hacia la terminal marítima, los embarques continuaron el lunes con normalidad, según la autoridad del puerto de Santos, que administra el corredor terrestre.

La mayoría de las compañías exportadoras mantienen los granos en depósitos privados para reducir el impacto de disrupciones en el transporte y según analistas sería necesaria una paralización de más de cinco días para afectar las exportaciones.

Brasil ha sido sacudido en las últimas semanas por las mayores protestas en 20 años contra la corrupción y la mala calidad de los servicios públicos, pero una huelga general propuesta para el lunes no se materializó.

El MUBC demanda subsidios para el diesel, exenciones en el pago de peajes y la creación de un nuevo departamento federal a cargo del transporte de carga.

La última huelga del sindicato en julio del 2012 interrumpió el flujo de mercaderías a la región sudeste del país, densamente poblada. La protesta no afectó sin embargo las exportaciones de materias primas a granel.

La huelga de camioneros se produce en momentos en que Brasil está transportando a puerto la última parte de una cosecha récord de soja. Los envíos de azúcar y maíz también están acelerándose.

(Reporte de Alonso Soto, Gustavo Bonato y Caroline Stauffer; editado por Esteban Israel y Marion Giraldo)