Datos crecimiento ofrecen esperanzas a Italia, pero crisis política amenaza

martes 6 de agosto de 2013 09:09 GYT
 

ROMA (Reuters) - La economía italiana se contrajo menos que lo previsto en el segundo trimestre, en una nueva señal de que la mayor recesión en ese país desde la Segunda Guerra Mundial está tocando fondo, pero una latente crisis política sigue siendo una amenaza sobre la incipiente recuperación.

El Producto Interno Bruto registró su octavo trimestre consecutivo de contracción al caer un 0,2 por ciento en los tres meses a junio y un 2,0 por ciento en términos interanuales, según datos anunciados por la oficina de estadística ISTAT.

Esta caída trimestral fue la más baja desde el comienzo de una recesión a mediados de 2011, y es la mitad del descenso del 0,4 por ciento pronosticado por analistas en un sondeo de Reuters.

Esto llega tras una racha de datos alentadores y algunos analistas predicen un crecimiento muy modesto en el cuarto trimestre, o posiblemente en el tercero, en línea con un repunte gradual en los pronósticos económicos en otros países de la zona euro.

"Los datos del verano (boreal) pueden ser volátiles y existe riesgo político en Italia, pero la imagen de la economía sigue sin duda pareciendo más positiva que hace cuatro semanas", dijo el economista de Deutsche Bank Marco Stringa.

El primer ministro italiano, el centroizquierdista Enrico Letta, está tratando de mantener bajo control las finanzas del país sin complicar la frágil recuperación, algo que los mercados financieros han recibido con beneplácito.

Sin embargo, la sentencia dada a conocer la semana pasada contra el líder de centroderecha Silvio Berlusconi por fraude fiscal amenaza con socavar los tambaleantes cimientos de la coalición gobernante, que su partido Pueblo de la Libertad (PDL) ha construido con el Partido Democrático de Letta (PD).

Letta dio el lunes la bienvenida a los comentarios de Berlusconi de que no retirará su respaldo al Gobierno, días después de que la Corte Suprema confirmara una sentencia de cárcel de cuatro años contra el magnate de medios de comunicación, rebajados a uno por una amnistía.

Sin embargo, queda por ver si la postura conciliadora de Berlusconi se mantendrá después de las vacaciones del verano boreal.   Continuación...