México busca atraer inversión privada en crudo y gas con ganancias compartidas

lunes 12 de agosto de 2013 18:41 GYT
 

Por Ana Isabel Martinez y David Alire Garcia

MEXICO DF (Reuters) - El Gobierno mexicano presentó una reforma energética que busca seducir a capitales privados con contratos de utilidad compartida en los sectores petrolero y gasífero, pero sin ceder la propiedad estatal de los hidrocarburos, en una iniciativa que algunos consideran insuficiente para atraer fondos frescos.

El presidente Enrique Peña Nieto propuso el lunes modificar dos artículos de la Constitución, referidos al dominio y rectoría de los hidrocarburos y a los monopolios, que hoy prohíben al Estado celebrar contratos con empresas privadas y otorgar concesiones en un sector visto como un ícono de soberanía.

Si la controvertida reforma -que abarca también al clave sector eléctrico- es aprobada por el Congreso, se convertiría en la mayor apertura de la industria energética de México en décadas, después de que fuera nacionalizada en 1938.

La reforma propone contratos de "utilidad compartida" entre el Gobierno con la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) y/o particulares para las actividades hasta ahora reservadas de exploración y extracción de crudo y gas.

Además establece "permisos del Gobierno" con Pemex y/o particulares para refinación, petroquímica, transporte y almacenamiento, de los que no se brindaron mayores detalles.

Pero excluye las concesiones y los esquemas de producción compartida, que son considerados por las grandes empresas privadas de energía como los modelos más jugosos.

"La reforma no impulsa o considera contratos de producción compartida, lo que busca es facilitar al Estado contratos de utilidad compartida que permitan a la Nación mantener el control absoluto sobre el petróleo", dijo Peña Nieto al presentar el proyecto en el palacio presidencial.

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^   Continuación...

 
El Gobierno de México propuso el lunes contratos de utilidad compartida con la petrolera estatal y particulares para la exploración y explotación de crudo y gas, en un proyecto de reforma energética que contiene cambios constitucionales para atraer la inversión privada al sector. En la foto de archivo, el logo de la empresa Pemex. Nov 23, 2012. REUTERS/Edgard Garrido