2 de septiembre de 2013 / 15:58 / en 4 años

Tras volatilidad especulativa, mercado de oro vuelve a lo básico

LONDRES (Reuters) - Cuando los inversores occidentales se desprendieron a nivel masivo de oro en abril establecieron una situación que los operadores del metal no han visto en años, un mercado en el que los fundamentos normales de la materia prima podrían volver a determinar los precios.

Las compras de inversión impulsaron los doce años de tendencia alcista en el metal, en la cual las oscilaciones de los precios eran dictadas más por factores macroeconómicos y geopolíticos que por impulsos del suministro y la demanda.

Desde el comienzo de este año, los inversores se han alejado del oro, liquidando ganancias de fondos de mercado respaldados con lingotes de oro y recortando sus posiciones largas en los futuros estadounidenses del oro. Sin embargo, el impacto de esto en los precios ha sido mitigado por el surgimiento de otro tipo de comprador.

“Si los inversores están menos interesados en comprar oro, uno no tendrá un mercado tan alcista, pero no significa que los precios no irán a ninguna parte”, dijo Michael Widmer, analista de Bank of America-Merrill Lynch.

“Sólo significa que otro está recuperando influencia -los compradores de joyas, y los compradores físicos tradicionales-”, dijo el analista.

“Serán onzas reales compradas por mercados emergentes, una toma genuina de oro que no hemos tenido en los últimos diez años”, dijo Widmer.

Desde 2003, los inversores sofisticados ha podido acceder a nuevas herramientas de inversión, especialmente los fondos de mercado (ETF, por sus siglas en inglés), que emiten valores respaldados por barras de metal. Estos absorbieron 2.691 toneladas de oro en los diez años siguientes.

Las compras de ETF treparon cuando los precios del oro escalaron a máximos históricos de 1.920,30 dólares la onza en 2011, mientras los bancos centrales recortaban tasas de interés a mínimos sin precedentes y adoptaban políticas monetarias de mucha liquidez que según inversores podían desencadenar una inflación galopante.

La trayectoria positiva de los precios se interrumpió este año, sin embargo, cuando la Reserva Federal estadounidense comenzó a cuestionar la durabilidad de su programa de estímulos, que busca impulsar su economía después de la caída global de 2008.

El oro cayó 200 dólares la onza en dos días en su retroceso más fuerte en 30 años en abril, e inversores comenzaron vender oro como resultado, desprendiéndose hasta ahora de alrededor de 600 toneladas de tenencias en fondos de mercado.

Los precios más bajos del metal han hecho que el oro sea más accesible, desencadenando un fuerte incremento en la demanda física de monedas y barras de oro a 900 toneladas en los primeros seis meses del año, frente a 630 toneladas en el primer semestre de 2012, dijo el Consejo Mundial del Oro.

La demanda de joyería también subió un 24 por ciento a 1.126 toneladas en el primer semestre, liderada por India, China y Oriente Medio. Una demanda más fuerte del metal físico ha ayudado a que los precios se recuperen en más de 20 por ciento desde sus niveles más bajos en el año.

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below