8 de septiembre de 2013 / 20:48 / en 4 años

Fisher del Banco de Inglaterra dice podría frenar más alivio: diario

LONDRES (Reuters) - Un funcionario del Banco de Inglaterra que ha sido uno de los mayores defensores de aumentar la compra de bonos dijo en una entrevista el domingo que el emisor podría esperar antes de inyectar más dinero a la economía si su nuevo plan de orientaciones a futuro funciona.

Cuando se le preguntó si había renunciado al programa de alivio cuantitativo (QE), Paul Fisher dijo al Sunday Times: “Yo no creo que la necesidad de reconstruir los balances haya desaparecido. Si la guía a futuro da más confianza, podría darse que nosotros podamos esperar con el QE hasta que falle o pase otra cosa”.

El banco central de Reino Unido ha gastado 375.000 millones de libras esterlinas (586.080 millones de dólares) en bonos del gobierno británico y mantuvo las tasas de interés en un récord mínimo de un 0,5 por ciento para fortalecer a la economía luego de la crisis financiera.

Fisher votó a favor de un mayor alivio durante gran parte del 2013, pero se abstuvo en las últimas dos reuniones. Ha habido especulaciones entre economistas de que él y su colega David Miles volvieron a votar a favor de más alivio en la reunión de política de la semana pasada.

Una mayoría de los funcionarios del Banco de Inglaterra (BoE) ha votado contra nuevas compras de bonos desde fines del año pasado.

El gobernador del BoE, Mark Carney, quien asumió el cargo en el banco central en julio, tiene como política dar la clara impresión de que las tasas no van a subir por un largo tiempo. Eso busca aumentar la confianza, alentando el gasto y la inversión para ayudar a la recuperación.

Fisher dijo que las señales iniciales sugieren que las familias y los negocios están “recibiendo el mensaje” de política. Los mercados podrían necesitar más persuasión, aunque el banco no quiere “entrar en un gran ir y venir” con ellos, sostuvo.

“Va a tomar algo de tiempo para que los mercados piensen que esto ha pasado”, dijo Fisher. “Algunos contactos han dicho que es complicado. Pero no es una política complicada”, agregó.

“Podría ser complicado para la gente mantenga sus posiciones -si nosotros sólo dijésemos que no vamos a cambiar las tasas de interés por tres años, habría sido muy fácil adoptar una postura contra eso”, comentó.

Carney dijo el mes pasado que el banco no planea aumentar las tasas de interés antes de que el desempleo caiga a un 7 por ciento -algo que estima podría tomar hasta fines del 2016. Sin embargo, los mercados dudan de ese lapso de tiempo y han adelantado sus expectativas para la primera alza de tasas.

Fisher, el director ejecutivo del banco, dijo que los datos y sondeos más sólidos de los últimos meses sugieren que “la política finalmente está teniendo efectos”.

(1 dólar = 0,6398 libras esterlinas)

Reporte de Peter Griffiths y William Schomberg; Editado en Español por Ricardo Figueroa

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below