ANALISIS- Argentina se arriesga a mayor inflación al acelerar devaluación del peso

lunes 30 de septiembre de 2013 19:04 GYT
 

Por Alejandro Lifschitz

BUENOS AIRES (Reuters) - La presidenta argentina, Cristina Fernández, critica frecuentemente a los que piden una devaluación de la moneda local para morigerar el impacto de la alta inflación sobre la competividad del país.

Pero, sigilosamente y fuera de los focos de las cámaras, el Banco Central ha intervenido casi a diario en el mercado local para permitir al peso registrar en lo que va del año su mayor depreciación en más de un década.

El retroceso del peso busca mantener la moneda competitiva respecto al real brasileño, que este año se depreció casi un 10 por ciento. Más de un 40 por ciento de las exportaciones industriales argentinas y un 80 por ciento de las de automotores tienen como destino la mayor economía latinoamericana.

Pero, la depreciación cambiaria luce insuficiente para mejorar el perfil exportador de un país con una de las mayores tasas de inflación del mundo y donde la única fuente de divisas son sus ventas externas, según analistas. Por el contrario, la devaluación amenaza con agregar presión sobre los precios.

Desde enero, el peso argentino se depreció un 16 por ciento frente a la moneda estadounidense en el mercado interbancario al alrededor de 5,79 pesos por dólar al cierre del viernes pasado.

Se espera que termine el año por primera vez en una década con una caída similar al nivel de la inflación, que se prevé ronde el 25 por ciento según estimaciones privadas. Las desprestigiadas estadísticas oficiales la ubican un poco por encima del 10 por ciento anual.

Pero, economistas advierten que la depreciación cambiaria tendrá un efecto limitado sobre la competitividad.

Los precios minoristas crecieron más de un 150 por ciento en Argentina desde el 2007 de acuerdo a cálculos de economistas, cuando comenzaron su escalada por un fuerte consumo doméstico y el pobre nivel de inversiones. En ese lapso, la moneda argentina apenas perdió poco más de un 40 por ciento de su valor.   Continuación...

 
Imagen de archivo de unas personas pasando frente el Banco Central de Argentina en Buenos Aires, ago 27 2013. La presidenta argentina, Cristina Fernández, critica frecuentemente a los que piden una devaluación de la moneda local para morigerar el impacto de la alta inflación sobre la competividad del país. REUTERS/Enrique Marcarian