7 de octubre de 2013 / 22:21 / en 4 años

Banco Central Uruguay mantendrá política contractiva por inflación: comunicado

MONTEVIDEO (Reuters) - La política monetaria de Uruguay seguirá siendo contractiva para hacer frente a la inflación del 9 por ciento anual, que supera el 6 por ciento máximo previsto por la entidad para el 2013, dijo el lunes el Comité de Política Monetaria uruguayo tras su reunión trimestral.

Las autoridades hicieron hincapié en que el alza sostenida de los precios minoristas del país sudamericano es un tema de preocupación.

“Tanto la inflación efectiva como las expectativas de los agentes se mantienen notoriamente por encima del rango objetivo, volviendo a colocar al tema inflacionario en el centro de las preocupaciones de la política económica”, dijo el denominado Copom en su comunicado.

La inflación uruguaya avanzó un 1,36 por ciento en septiembre, acumulando un alza de un 9,02 por ciento en los últimos 12 meses, por encima del rango meta del banco central de entre un 4 y un 6 por ciento.

“Estamos camino a un terreno muy peligroso de inflación entre 9 y 10 por ciento, donde cualquier ‘shock’ lo va a llevar sobre 10 por ciento y eso va a demandar mayores costos para reencauzarla”, advirtió el economista Aldo Lema de Vixion Consultores.

Los analistas elevaron en septiembre sus previsiones de inflación para este año a un 8,37 por ciento desde un 8,2 por ciento previo, de acuerdo con un sondeo del Gobierno publicado semanas atrás.

El banco central abandonó en julio la fijación de su Tasa de Política Monetaria (TPM) como referencia, que fue de un 9,25 por ciento hasta diciembre, para apelar al control de la evolución de los agregados monetarios.

Y al respecto, las autoridades entendieron que la medida fue satisfactoria pese a los ajustes iniciales que requirió.

“Los resultados ex post indican que la política monetaria fue tan contractiva como había sido definida en el Copom precedente”, agregó la entidad.

Sin embargo, el dinero circulante en el mercado registró un incremento interanual de un 14,8 por ciento en el trimestre julio-septiembre, cuando el Gobierno había previsto en julio que lo haría entre un 12,5 y un 13 por ciento.

“La palabra que define el comportamiento del último tiempo ha sido ‘errático’. Errático en los objetivos y errático en los instrumentos. Eso genera cierta confusión y refuerza los problemas de credibilidad”, agregó Lema.

Para las autoridades, la explicación radica en que se registró un crecimiento de la economía mayor al esperado, sustentado en el consumo doméstico, y un contexto de depreciación cambiaria.

El peso uruguayo acumula una caída de un 10,2 por ciento en lo que va del año.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Uruguay, cuya economía está basada en la actividad agrícola ganadera y el turismo, creció un 5,6 por ciento interanual en el segundo trimestre del año, sorprendiendo tanto al mercado como a las autoridades.

“No es convincente que la política esté siendo todo lo contractiva que se requiere. El BCU plantea la necesidad de volver a tener en el centro de la preocupación la inflación, no necesariamente eso podría cumplirse a la luz del comportamiento de los agregados monetarios para el futuro cercano”, dijo Lema.

Para el período octubre-diciembre, el Gobierno proyectó que los agregados monetarios crecerán entre un 15 y 17 por ciento interanual.

Reporte de Malena Castaldi y Felipe Llambías; Editado por Silene Ramírez

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below