Inflación de China toca máximo de 7 meses en septiembre, limita espacio intervención

lunes 14 de octubre de 2013 13:44 GYT
 

Por Kevin Yao y Xiaoyi Shao

PEKIN (Reuters) - La tasa de inflación al consumidor de China subió a un 3,1 por ciento en septiembre en una tasa anualizada, su máximo en siete meses, debido a que el mal tiempo hizo subir los precios de alimentos, lo que limita las posibilidades de que el banco central intervenga para apoyar la economía aún cuando las exportaciones mostraron una caída sorpresiva.

Pero pocos analistas esperan un salto de la inflación o el endurecimiento de la política en los próximos meses en momentos en que la segunda economía más grande del mundo aún se enfrenta a un entorno global débil y Pekín intenta limitar la inversión alimentada por el crédito.

La tasa de inflación fue superior al pronóstico promedio de un 2,9 por ciento obtenida en un sondeo de Reuters y que el 2,6 por ciento registrado en agosto, pero estuvo por debajo de la meta oficial para el 2013 de un 3,5 por ciento.

"Esperamos que la inflación del IPC aumente adicionalmente en el cuarto trimestre y vemos riesgos crecientes de que podría elevarse por encima del 3,5 por ciento durante algunos meses en el 2014", dijo Zhang Zhiwei, economista para China de Nomura en Hong Kong.

"El aumento en la inflación del IPC deja poco espacio para una relajación de la política en momentos en que la tasa de depósito de referencia es sólo del 3 por ciento", agregó.

Al mismo tiempo, los analistas ven poco riesgo de un ajuste dado que la inflación estuvo por debajo del objetivo para todo el año.

En una tasa intermensual, los precios al consumidor subieron un 0,8 por ciento, dijo la Oficina Nacional de Estadísticas, por encima de un alza del 0,5 por ciento esperado por los economistas.

Los precios de los alimentos treparon un 1,5 por ciento en septiembre frente a agosto debido a las sequías e inundaciones en algunas áreas, elevando el IPC en 0,51 puntos porcentuales, dijo en un comunicado Yu Qiumei, un miembro de la oficina.   Continuación...

 
Unas personas de compras en una tienda en Pekín, oct 14 2013. La tasa de inflación al consumidor de China subió a un 3,1 por ciento en septiembre en una tasa anualizada, su máximo en siete meses, debido a que el mal tiempo hizo subir los precios de alimentos, lo que limita las posibilidades de que el banco central intervenga para apoyar la economía aún cuando las exportaciones mostraron una caída sorpresiva. REUTERS/Kim Kyung-Hoon