Consorcio liderado por Petrobras gana derechos de enorme yacimiento en Brasil

martes 22 de octubre de 2013 07:26 GYT
 

Por Jeb Blount y Sabrina Lorenzi

RIO DE JANEIRO (Reuters) - Un consorcio encabezado por la estatal brasileña Petrobras ganó el lunes los derechos para desarrollar el gigantesco yacimiento de Libra en Brasil, en una subasta ignorada por muchos pesos pesados de la industria y que recibió una única oferta.

Petrobras tendrá una participación de un 40 por ciento del yacimiento, un 10 por ciento más de lo exigido por ley. Además será el operador.

El consorcio incluye además a la francesa Total SA y la anglo-holandesa Royal Dutch Shell PLC, cada una con un 20 por ciento del yacimiento, así como las chinas CNOOC y China National Petroleum Corp con un 10 por ciento cada una.

Subrayando el escaso interés que la subasta despertó entre las petroleras, los ganadores acordaron darle al Gobierno el mínimo legal fijado para el denominado "petróleo ganancia", o petróleo producido después del pago de los costos de inversión inicial: un 41,65 por ciento.

"Aunque hubo interés limitado, la calidad del grupo (ganador) habla por sí misma", dijo la jefa del regulador petrolero, Magda Chambriard, en una conferencia de prensa después de la subasta.

"Un éxito mayor que este era difícil de imaginar", añadió.

La licitación de Libra era estratégica para el Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, que pretende recaudar por lo menos 400.000 millones de dólares en impuestos y otros ingresos en 30 años.

Con ese dinero espera mejorar la calidad de servicios públicos como la educación y la salud y meter al gigante sudamericano al mundo desarrollado.   Continuación...

 
Soldados de la policía militar realizan una patrulla por la playa Barra de Tijuca cerca de donde se realizará la subasta del campo petrolero Libra en Río de Janeiro, oct 21 2013. Brasil se alistaba el lunes para vender derechos de producción de su mayor descubrimiento de petróleo hasta la fecha, en una subasta que desató protestas nacionalistas a pesar de que las mayores petroleras del mundo optaron por mantenerse al margen. REUTERS/Ricardo Moraes