25 de octubre de 2013 / 16:15 / en 4 años

RESUMEN-Pedidos bienes duraderos, confianza consumidor EEUU sugieren que política afecta a economía

Por Jason Lange

Una mujer revisando refrigeradores en una tienda en Nueva York, jul 28 2010. Los pedidos de una amplia gama de bienes de capital fabricados en Estados Unidos se desplomaron en septiembre y la confianza del consumidor se debilitó agudamente en octubre, señales de que una batalla presupuestaria en Washington han pesado sobre la economía. REUTERS/Shannon Stapleton

WASHINGTON (Reuters) - Los pedidos de una amplia gama de bienes de capital fabricados en Estados Unidos se desplomaron en septiembre y la confianza del consumidor se debilitó agudamente en octubre, señales de que una batalla presupuestaria en Washington han pesado sobre la economía.

Los nuevos pedidos de bienes de capital no militares, excluyendo a las aeronaves, un indicador de los planes de gastos de las empresas, cayeron un 1,1 por ciento durante el mes pasado, dijo el viernes el Departamento de Comercio.

Eso podría ser una señal de que las empresas contuvieron gastos mientras se acaloraba el debate fiscal en Washington.

Un incremento de los volátiles pedidos de aeronaves ayudó a impulsar los pedidos totales de bienes duraderos manufacturados un 3,7 por ciento en el mes, más de lo esperado.

Sin embargo, excluyendo al equipamiento de transportes, los pedidos de bienes duraderos -que incluyen desde tostadoras a tanques de guerra- cayeron un 0,1 por ciento.

La cifra sugiere que las empresas habrían reducido planes de inversión debido a que una disputa política en Washington amenazaba con llevar al Gobierno a una cesación de pagos, aunque las firmas también podrían estar recortando esos planes por dudas más generales sobre la fortaleza de la economía.

“Estamos viendo una situación en que las empresas se estaban preparando para el caos en Washington, que de hecho ocurrió”, afirmó Joel Naroff, presidente de Naroff Economics Advisors en Holland, Pensilvania.

La disputa fue resuelta finalmente en octubre, aunque no antes de que una paralización parcial del Gobierno dejó a miles de personas sin trabajo durante semanas y provocó también un retraso en la divulgación de una serie de datos económicos.

Aunque la economía ya estaba en problemas antes de la paralización del Gobierno, los economistas estiman que la paralización restará hasta 0,6 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto anualizado del cuarto trimestre a través de una menor producción gubernamental y un daño a la confianza del consumidor y de las empresas.

Incluso antes de la disputa, el ritmo de contrataciones de empleadores estadounidenses se desaceleró fuertemente en septiembre.

Las preocupaciones por las consecuencias económicas de la paralización en Washington contribuyeron a que la confianza del consumidor estadounidense cayera en octubre a su menor nivel desde fines del año pasado, según la lectura final de confianza del consumidor de Thomson Reuters/Universidad de Michigan para el mes.

El índice de confianza del consumidor bajó a 73,2 en octubre desde 77,5 en septiembre, la menor lectura final de un mes desde diciembre del 2012.

“Esto podría arrojar una nube oscura sobre la temporada de fiestas de fin de año en términos de gasto del consumidor”, comentó Jennifer Lee, economista de BMO Capital Markets en Toronto.

Otro informe divulgado por el Departamento de Comercio mostró que los inventarios mayoristas de Estados Unidos subieron más a lo esperado en agosto.

El Gobierno federal sufrió una paralización parcial por 16 días en la primera mitad de octubre en la medida en que los republicanos en el Congreso intentaban minar la ley de salud del presidente Barack Obama como condición para financiar al Estado.

Además, el país estuvo cerca de alcanzar su techo de endeudamiento, que lo habría llevado más cerca de una histórica cesación de pagos.

El dato es un mal augurio para el crecimiento económico en el tercer trimestre. Los envíos de bienes de capital no militares y que excluyen aeronaves cayeron un 0,2 por ciento durante el mes y bajaron en dos de los tres meses del tercer trimestre.

La lectura para los llamados envíos “subyacentes” va directamente al cálculo de las estimaciones del Gobierno para el crecimiento económico total.

“La mayoría de las empresas siguen de brazos cruzados en vez de invertir y expandirse agresivamente”, comentó Stephen Stanley, economista de Pierpont Securities en Stamford, Connecticut.

El dato llevó al economista de Capital Economics en Toronto Paul Ashworth a reducir su pronóstico para el crecimiento del tercer trimestre a una tasa de un 1,8 por ciento desde un 2 por ciento en una previsión anterior.

El informe de bienes duraderos del viernes representa parte de los esfuerzos por poner al día la publicación de datos económicos acumulados y el reporte incluyó lecturas revisadas para los pedidos de bienes duraderos de agosto.

Los inversores en Wall Street parecieron no reaccionar mayormente a los datos. Los principales índices de acciones en Estados Unidos abrieron al alza por los enérgicos resultados de compañías como Amazon y Microsoft.

Reporte adicional de Luciana Lopez y Richard Leong en Nueva York. Traducido por Patricio Abusleme

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below