Fitch mejora panorama calificación de España a estable desde negativo

viernes 1 de noviembre de 2013 14:38 GYT
 

MADRID (Reuters) - Fitch revisó el viernes el panorama de la calificación crediticia de España a estable desde negativa por los significativos avances en las reformas del mercado laboral, el sistema fiscal y de pensiones y el sector financiero.

La agencia mantuvo la nota del país en "BBB".

Aunque el ritmo de las reformas podría relajarse en el periodo 2014-2015 ante las elecciones que se celebrarán en dos años, los avances en el recorte del déficit, que se ha reducido en 2,5 puntos del PIB entre 2012 y 2013, muestran que la economía española está en el camino correcto, indicó Fitch.

"La reestructuración del sector bancario ha avanzado desde 2012. Esto no se ha realizado sin coste fiscal, ya que el 6 por ciento del PIB se ha inyectado desde entonces en el sector, pero el riesgo de que se requiera un apoyo similar a medio plazo es bajo", indicó la agencia.

Fitch, que señala que las condiciones de financiación para España han mejorado en 2013 como muestra la reciente emisión de un bono sindicado a 30 años, todavía ve riesgos para la economía del país.

Entre los principales riesgos que observa la agencia se encuentra un crecimiento económico menor del esperado (alza del 0,5 por ciento del PIB para 2014), lo que podría llevar al país a incumplir la senda de consolidación fiscal, o un relajamiento en las reformas fiscales y económicas.

"El déficit sigue siendo elevado, esperamos un 7 por ciento del PIB para 2013, incluida la ayuda estatal a la banca. El ratio deuda/PIB ha crecido 11 puntos básicos al año desde 2008 y esperamos que toque máximos del 103 por ciento del PIB en el periodo 2015-16, más que en nuestra anterior revisión", indicó Fitch en su nota.

(Reporte de Andrés González, editado por Javier Leira)

 
Una persona utiliza un cajero automático en la sucursal de un banco en Gijón, España, jun 20 2013. Fitch revisó el viernes el panorama de la calificación crediticia de España a estable desde negativa por los significativos avances en las reformas del mercado laboral, el sistema fiscal y de pensiones y el sector financiero. REUTERS /Eloy Alonso