ANALISIS-Economías emergentes de Asia quieren una tajada del carbón que China dejaría de consumir

sábado 2 de noviembre de 2013 12:56 GYT
 

Por John McGarrity

LONDRES (Reuters) - El impulso de la demanda global de carbón térmico probablemente dependerá menos de China en los próximos años, a medida que el país opta por el uso de energía menos contaminante, pero los mercados emergentes en Asia intentarán capturar parte de los recursos disponibles e incluso aumentarán los requerimientos en su carrera por industrializarse.

Durante la última década, la demanda global de carbón ha sido mayormente alentada por un auge en China. Sin embargo, en un intento por reducir la contaminación, el Gobierno está ansioso por recurrir a combustibles menos contaminantes para generar electricidad, como el gas natural, la energía nuclear y fuentes renovables.

Incluso si China reduce el consumo de carbón, analistas dicen que el uso global del mineral aumentará debido a que la expansión económica en el sudeste de Asia será impulsada por el carbón.

Esto confirma la teoría de que pocos países se han industrializado eficazmente sin un fuerte consumo de un combustible que sería responsable de la contaminación y el cambio climático.

El cambio de China probablemente revolucionará el comercio marítimo de carbón en Asia, que actualmente está enfocado en rutas entre exportadores del mineral como Australia, Indonesia o Sudáfrica para abastecer a consumidores en China, Japón, Corea del Sur y Taiwán.

El sudeste de Asia ya alberga al mayor exportador de carbón térmico del mundo, Indonesia, que potencialmente lograría un predominio en este mercado de rápido crecimiento.

"Indonesia seguramente cubrirá gran parte de la demanda adicional en el sudeste de Asia, debido a que los costos de embarque serán obviamente mucho menores", dijo Ray Colleran, que comercializa carbón del productor colombiano Cerrejón, un emprendimiento conjunto entre Anglo American, BHP Billiton y Glencore Xstrata.

La Asociación Minera de Carbón de Indonesia considera que la producción del mineral del país podría triplicarse al 2030 a 955 millones de toneladas, mientras que la demanda local subiría a 300 millones, desde casi 100 millones actualmente.   Continuación...