Primer ministro China advierte desaceleración de economía eleva temores sobre empleos

domingo 3 de noviembre de 2013 13:01 GYT
 

PEKIN (Reuters) - La desaceleración del crecimiento económico de China plantea un importante desafío para la creación de empleos en la nación más poblada del mundo y el país necesitará alcanzar un equilibrio entre el ajuste estructural y el crecimiento, dijo el primer ministro Li Keqiang, reportaron el domingo medios estatales.

La economía de China crecería a su ritmo más lento en 23 años este año, a un tasa de un 7,5 por ciento, debido a sus débiles exportaciones ante una frágil demanda global.

Los líderes en China han prometido profundas reformas para que la economía se aleje de la dependencia en las exportaciones y esté más orientada al consumo interno, aclarando que aceptarán menores tasas de crecimiento durante la transición.

Pero Li dijo que este camino presentaría desafíos.

"China ya ha ingresado a una nueva etapa de desarrollo. Mantener una tasa de expansión tan rápida como en el pasado no es realista, pero el desarrollo es la base para resolver muchos problemas", dijo Li en una reciente reunión con líderes empresariales según informó la prensa estatal.

"Como un gran país con 1.300 millones de habitantes, no hay un ritmo seguro de desarrollo que pueda lidiar con tantas dificultades y problemas, especialmente preservar los puestos de trabajo", agregó.

El primer ministro agregó que China necesitaría encontrar un "punto de equilibrio dorado" entre mejorar la economía y mantener una tasa de expansión razonable para garantizar una mayor creación de empleos.

Los líderes de China se reunirán del 9 al 12 de noviembre en un pleno del Partido Comunista para discutir una profundización a las reformas a la segunda economía más grande del mundo.

Li dijo a líderes empresariales locales y extranjeros la semana pasada que China llevaría a cabo reformas en sus finanzas gubernamentales, mercados financieros y la industria, entre otras áreas.

(Reporte de Dominique Patton; Traducido por Maria Cecilia Mora; Editado por Ricardo Figueroa)

 
El primer ministro de China, Li Keqiang, ofrece un discurso en Pekin. 1 de noviembre, 2013. REUTERS/Jason Lee