10 de diciembre de 2013 / 10:14 / en 4 años

Senado México inicia sesión por reforma energética clave para Gobierno

Senadores del Partido de la Revolución Democrática sostienen afiches que rezan "No a la privatización de Pemex" antes de comenzar un debate sobre una reforma energética en Ciudad de México, dic 9 2013. Tres comisiones de senadores mexicanos votarían el lunes en lo general un proyecto de reforma energética que facilitaría la inversión privada en la reservada industria de los hidrocarburos, en lo que sería la mayor apertura en décadas del estratégico sector. REUTERS/Henry Romero

Por Miguel Angel Gutiérrez y Alexandra Alper

MEXICO DF (Reuters) - El Senado de México comenzó a discutir el martes por la tarde una reforma energética clave para el Gobierno, que se espera sea aprobada en una maratónica sesión a pesar del rechazo de la izquierda a aceptar la inversión privada en la industria.

En una sesión que podría extenderse hasta el miércoles, los senadores deberán aprobar el proyecto -que plantea cambios en tres artículos constitucionales- primero en lo general y después tendrán que discutir los detalles del articulado.

La reforma, que también tiene recibir el visto bueno de los diputados y de la mayoría de los congresos estatales, establece varias modalidades de contratos para atraer a inversores privados que incluyen los actuales de servicios, los de ganancias y de producción compartida y también licencias.

El Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, que apuesta a que el proyecto quede aprobado este mes, asegura que la reforma es clave para apuntalar la estancada producción de hidrocarburos y dar un nuevo impulso a la segunda mayor economía de América Latina, décima productora mundial de crudo.

Tres comisiones del Senado concluyeron en la madrugada del martes las votaciones de la iniciativa de reforma energética, apoyada y negociada por legisladores del gobernante Partido Revolucionario Institucional (PRI) y del opositor Partido Acción Nacional (PAN), segunda fuerza en el Congreso.

Pero el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD) ha criticado la iniciativa, a la que considera una privatización del estratégico sector energético, que ha estado reservado al Estado desde la nacionalización de 1938.

Por eso los legisladores de esa agrupación y otras fuerzas de izquierda anticiparon que votarán en contra de toda la reforma y pedirán debatir detalladamente todo el articulado

La sesión promete ser larga.

Cuando comenzó el debate, senadores izquierdistas pidieron suspender las discusiones con el argumento de que debería hacerse antes una consulta popular y de que el dictamen debería volver a comisiones. La mayoría del Senado rechazó la propuesta.

PROTESTAS DENTRO Y FUERA

Durante las discusiones de la reforma en comisiones el lunes, los senadores perredistas tomaron la tribuna del salón donde se desarrollaba la sesión, que tuvo que ser suspendida por algunas horas.

Mientras tanto, manifestantes de la izquierdista agrupación política MORENA -fundada por el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador- seguían protestando contra la reforma a las puertas de la sede legislativa, que era resguardada por cientos de policías federales.

México lucha desesperadamente por impulsar una producción de crudo que se ha estabilizado en alrededor de 2.5 millones de barriles por día (bpd) frente al máximo de 3.4 millones de bpd alcanzado en el 2004, desde donde empezó a declinar.

El proyecto dice que las empresas privadas que participen no podrán registrar como suyas las reservas de petróleo y gas. Pero podrán hacerlo para efectos contables y financieros siempre y cuando se afirme que los hidrocarburos son propiedad de la nación.

Por otra parte, propone que el Estado pague en efectivo para contratos de servicio; un porcentaje de la utilidad para los de utilidad compartida; un porcentaje de la producción obtenida para los de producción compartida; así como la transmisión de hidrocarburos una vez extraídos del subsuelo para las licencias.

La iniciativa, pulida por el PRI y el PAN, es más ambiciosa que la que planteó originalmente el presidente, que sólo consideraba contratos de utilidad compartida, lo que según expertos no era suficientemente atractivo para las firmas privadas extranjeras.

El proyecto también propone la creación del llamado Fondo Mexicano del Petróleo para manejar la renta petrolera, que sería un fideicomiso en el banco central (Banxico) y elimina la política de subsidios generalizados a energéticos para sustituirlos por subsidios puntuales.

Un cambio que se espera durante la discusión de las reservas y que promoverá el PAN es que el sindicato de trabajadores petroleros ya no tenga asientos en el Consejo de Administración de la petrolera estatal Pemex, por acusaciones de malos manejos de fondos por parte del gremio y su líder, un senador del PRI.

Con respecto al sector eléctrico, el dictamen plantea que en la transmisión y distribución de energía no se otorguen concesiones, pero que el Estado pueda celebrar contratos con particulares en las demás actividades de esa industria.

Reporte de Miguel Angel Gutiérrez y Alexandra Alper; Editado por Silene Ramírez y Manuel Farías

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below