EEUU y Europa imponen multas récord a bancos pagan sus pecados pasados

lunes 23 de diciembre de 2013 22:51 GYT
 

Por Steve Slater

LONDRES (Reuters) - Los reguladores de Estados Unidos y Europa multaron a bancos con cifras récord este año, imponiendo sanciones y acuerdos por más de 43.000 millones de dólares, mientras las autoridades internacionales trabajan de forma más cercana para limpiar al sector financiero.

Bancos en Estados Unidos y Europa están pagando por malas conductas que incluyen la venta engañosas de bonos hipotecarios de Estados Unidos, manipular las tasas de interés y transacciones arriesgadas como las operaciones "London Whale" de JPMorgan.

Reguladores de todo el mundo están investigando con mayor profundidad en el pasado de los bancos por sus delitos, liderados por las autoridades de Estados Unidos que durante largo tiempo se han mostrado más agresivas y han impuesto multas 10 veces mayores que las aplicadas en Europa.

Las multas y acuerdos pagados a las autoridades federales y estatales de Estados Unidos han costado a los bancos más de 40.000 millones de dólares este año, según estimaciones de Reuters, encabezadas por los 13.000 millones de dólares que JPMorgan pagó el mes pasado a varios reguladores por la venta engañosa de bonos hipotecarios.

Las autoridades europeas impusieron multas récord por más de 3.000 millones de dólares. La mayor parte debido a la sanción del regulador antimonopolios de la Unión Europea de 1.700 millones de euros (2.300 millones de dólares) este mes contra seis instituciones financieras por manipular las tasas de interés referenciales Libor y Euribor.

Dos tendencias son claras: Los reguladores están aplicando mayores sanciones a los bancos en un esfuerzo por sanear sus criterios; y los reguladores parecen estar trabajando mejor entre sí mientras todos buscan recibir una parte de cualquier pago.

"El nivel de cooperación y coordinación entre los reguladores internacionales es una creciente amenaza para las firmas reguladas", dijo Richard Burger, socio de la firma legal británica RPC.

"Hay una enorme presión política sobre cada regulador para que parezca que están haciendo valer sus derechos cuando exista un violación a las normas que cruce las fronteras", sostuvo.   Continuación...