Aterrizaje de compañías estatales redefine mercados globales de materias primas

domingo 29 de diciembre de 2013 11:48 GYT
 

Por Jonathan Leff y Dmitry Zhdannikov

LONDRES (Reuters) - Los bancos de Estados Unidos y Europa que han abandonado la comercialización de materias primas han dejado un espacio que están ocupando firmas de Rusia, China y del Golfo Pérsico, en un intento por ejercer un mayor control sobre el precio de los recursos básicos de los cuales dependen sus economías.

La petrolera estatal rusa Rosneft compró la semana pasada la unidad de comercialización de crudo de Morgan Stanley, una de las mesas de operaciones más grandes y antiguas de Wall Street, en medio de los esfuerzos de los bancos por reducir su exposición a la intermediación.

Las empresas estatales se están uniendo a firmas de intermediación como Glencore y Vitol y a grandes petroleras como BP y Shell para aprovechar la retirada del sector de los bancos, por la mayor regulación de las actividades bancarias que siguió a la crisis financiera del 2008.

Los ejecutivos de grandes corredurías dicen que no pasará mucho tiempo antes de que ese tipo de acuerdos se repitan, porque esperan que una nueva clase de rivales les disputen su supremacía en el negocio de contactar a compradores con vendedores de materias primas, predominantemente de petróleo.

"El negocio de comercialización de materias primas está en un periodo de cambio en este momento, y pienso que el mazo se está barajando tanto para los participantes que habrá como para el modo en que se conducirá el negocio", dijo a Reuters el mes pasado David Messer, presidente ejecutivo de la firma comercial estadounidense Freepoint Commodities.

"Los bancos están abandonando la comercialización de materias primas físicas. Por otro lado, están los nuevos participantes, las grandes empresas estatales, Sinopec, Gazprom, Petrobras. Son todas entidades que están incrementando sus capacidades de comercialización", agregó.

Morgan Stanley no es el único que se está retirando del comercio de recursos naturales. De sus cuatro rivales más grandes, Deutsche Bank ya lo hizo, Barclays ha reducido en un quinto sus operaciones, J.P. Morgan tiene su negocio a la venta y el líder Goldman Sachs está sosteniendo su posición.

Según fuentes, entre los interesados en el negocio de JPMorgan está BTG Pactual, un banco privado de Brasil, una potencia de materias primas. El banco estadounidense no hace comentarios sobre la venta.   Continuación...

 
Vista general de la refinería de Achinsk de la compañía estatal rusa Rosneft. Archivo. Reuters/Ilya Naumushin. Los bancos de Estados Unidos y Europa que han abandonado la comercialización de materias primas han dejado un espacio que están ocupando firmas de Rusia, China y del Golfo Pérsico, en un intento por ejercer un mayor control sobre el precio de los recursos básicos de los cuales dependen sus economías.