El retiro del estímulo monetario en EEUU es un riesgo para la recuperación mundial

domingo 5 de enero de 2014 11:38 GYT
 

Por Robin Emmott

BRUSELAS (Reuters) - La economía mundial debería superar finalmente este año la resaca de la crisis financiera por un repunte del crecimiento y un alza de los precios de la vivienda, pero la reducción de los estímulos monetarios en Estados Unidos será un reto.

Tras meses de incertidumbre, los inversores verán cómo la Reserva Federal de Estados Unidos lleva a cabo su decisión de frenar su política de dinero fácil a partir de este mes.

Las cifras de empleo del viernes en Estados Unidos darán a los mercados señales del ritmo al que la Fed podría reducir su programa de compra de bonos, mientras que las minutas de la reunión del 18 de diciembre arrojarán más luz sobre el razonamiento del banco central.

"Estados Unidos será el foco principal porque la Fed finalmente ha comenzado a recortar sus compras de activos", dijo James Knightley, economista senior de ING en Londres.

"No obstante, la Fed ha dejado claro que no está buscando reducir su hoja de balance pronto y que las alzas de tasas siguen estando fuera de la ecuación", añadió.

El estímulo monetario de la Fed apoyó a la economía de Estados Unidos, tras la mayor crisis económica después de la Gran Depresión, y ahora el país está encabezando una recuperación mundial.

Estados Unidos podría crecer este año hasta un 3 por ciento, ayudando a que la economía mundial se expanda un 4 por ciento, según un informe del Fondo Monetario Internacional.

La delicada tarea de terminar gradualmente con el programa de compras mensuales de 85.000 millones de dólares de activos recaerá casi con certeza en Janet Yellen, cuya candidatura a presidir la Reserva Federal se votará el lunes en el Senado estadounidense.   Continuación...

 
La economía mundial debería superar finalmente este año la resaca de la crisis financiera por un repunte del crecimiento y un alza de los precios de la vivienda, pero la reducción de los estímulos monetarios en Estados Unidos será un reto. Nueva York, 18 de diciembre de 2013. REUTERS/Lucas Jackson