7 de enero de 2014 / 18:23 / en 4 años

PREVIA-BCE se mantendría a la espera, pero atento a posible "zona de peligro"

Una escultura del euro en las afueras del Banco Central Europeo en Fráncfort, nov 5 2013. Una caída sorpresiva en la inflación de la zona euro preocupará a los funcionarios del Banco Central Europeo pero es probable que el jueves no hagan más que advertir sobre su predisposición a tomar medidas en el futuro. REUTERS/Kai Pfaffenbach

Por Paul Carrel

FRANCFORT (Reuters) - Una caída sorpresiva en la inflación de la zona euro preocupará a los funcionarios del Banco Central Europeo pero es probable que el jueves no hagan más que advertir sobre su predisposición a tomar medidas en el futuro.

El Consejo de Gobierno del BCE se reúne después de conocerse datos que mostraron que la inflación anual de la zona euro cayó a 0,8 por ciento en diciembre desde 0,9 por ciento en noviembre. El BCE tiene una meta inflacionaria apenas por debajo de 2 por ciento.

La inflación estructural, que no incluye costos volátiles como los de alimentos y energía, alcanzó un mínimo histórico de 0,7 por ciento.

Las cifras fortalecerán preocupaciones en el BCE sobre el afianzamiento de una obstinada debilidad de los precios, aunque la fuerte actividad empresarial a finales del año pasado les dará algo de desahogo.

“Es obvio que están preocupados, pero (la inflación) no es mucho más baja que hace un mes”, dijo Anders Svendsen, analista de Nordea. “No creo que alcance para impulsar un nuevo recorte de tasas, aunque creo que es suficiente para que mantengan el alivio y estén listos para actuar”, agregó.

El BCE recortó su principal tasa de interés a un mínimo histórico de 0,25 por ciento en noviembre después de una caída en la inflación a 0,7 por ciento. Esta semana no habría cambios, aunque el presidente del BCE, Mario Draghi, ha enfatizado que el banco sigue teniendo espacio para actuar.

“No estamos viendo una deflación por el momento”, dijo Monti a la revista alemana Der Spiegel a fines del mes pasado. “Pero debemos ser cuidadosos de no tener la inflación estancada por debajo de un 1 por ciento y caer de ese modo en zona de peligro”, agregó el presidente del BCE.

La disposición del BCE para considerar el uso de nuevas herramientas significa que se está alejando de la Reserva Federal de Estados Unidos, que planea reducir su programa de alivio cuantitativo (QE, por sus siglas en inglés) este año.

Peter Praet, economista jefe del BCE, planteó en noviembre la posibilidad de que el BCE lleve a cabo compras de activos -o un alivio cuantitativo- justo cuando la Fed se prepara para reducir su programa de QE.

Probablemente requeriría un período de inflación de cero o menos -y la amenaza de una década perdida al estilo de Japón que eso representaría- para que la mayoría del consejo del BCE dé su aval a la emisión monetaria.

El BCE también ha prometido mantener las tasas de interés “a niveles actuales o más bajos” durante un período extenso. Otras opciones para sus políticas incluyen una nueva operación de liquidez, que muchos economistas prevén que el BCE ofrecerá a los bancos en los próximos meses.

Editado por Hernán García

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below