Inversores latinoamericanos, a la conquista de una España en recuperación

miércoles 8 de enero de 2014 12:38 GYT
 

Por Tracy Rucinski y Elinor Comlay

MADRID/MEXICO DF (Reuters) - En un cambio de roles, empresas y hombres de negocios latinoamericanos están desembarcando en España a medida que la economía comienza a recuperarse de una crisis que la puso al borde del abismo y generó oportunidades para los extranjeros.

Inversores mexicanos, venezolanos y otros han entrado en sectores como la banca, el turismo, la alimentación y otras áreas ligadas al consumo en los últimos meses.

Los compradores procedentes de las que fueron alguna vez colonias de España también están adquiriendo empresas con dificultades financieras en una nación que necesita inyecciones de liquidez para reforzar la incipiente recuperación.

Entre los recientes desembarcos inesperados figura el banco venezolano Banesco, que se hizo con la entidad rescatada NCG Banco al ofrecer 1.000 millones de euros por ella.

Y el grupo peruano Santo Domingo se comprometió a aportar 100 millones de euros en el marco de una inyección de capital más amplio en la inmobiliaria española Colonial.

"Es un fenómeno lógico", dijo Enrique Quemada, responsable del asesor de compras y fusiones ONEtoONE en Madrid.

"Ahora todo el mundo tiene claro que España ha tocado fondo, que no sale del euro, que el euro no se hunde. Los grandes grupos (latinoamericanos) ven que en España, donde se habla el mismo idioma, hay muchas empresas que están baratas, para ellos es la manera natural de entrar en Europa", dijo Quemada, cuya empresa ha abierto oficinas en México, Colombia y Perú para aprovechar el interés de los inversores.

CAMBIO DE PAPELES   Continuación...

 
Una bandera española flamea detrás de una estatua del conquistador Cristóbal Colón en Madrid, ene 8 2014. En un cambio de roles, empresas y hombres de negocios latinoamericanos están desembarcando en España a medida que la economía comienza a recuperarse de una crisis que la puso al borde del abismo y generó oportunidades para los extranjeros. REUTERS/Andrea Comas