10 de enero de 2014 / 14:12 / en 4 años

Nuevo presidente de Banco Central Uruguay apunta a combate a la inflación

El nuevo presidente del Banco Central del Uruguay, Alberto Graña, en una rueda de prensa tras asumir el cargo en la sede del ente emisor en Montevideo, ene 10 2014. El nuevo presidente del Banco Central del Uruguay, Alberto Graña, dijo el viernes que una de sus prioridades será desacelerar la inflación para que converja con la meta de la entidad.Andres Stapff

MONTEVIDEO (Reuters) - El nuevo presidente del Banco Central del Uruguay, Alberto Graña, dijo el viernes que una de sus prioridades será desacelerar la inflación para que converja con la meta de la entidad.

Los precios al consumidor uruguayos subieron un 8,5 por ciento en el 2013, superando el objetivo del banco central de un alza máxima del 6 por ciento por tercer año consecutivo.

"Una de las principales prioridades de la política económica en general, y de la monetaria en particular, es hacer bajar la inflación y hacerla converger al rango meta", dijo Graña en su discurso en la ceremonia de asunción.

A partir de julio, el rango meta del banco central para la inflación pasará a ser de entre un 3 y un 7 por ciento, ampliando el 4-6 por ciento actual.

Al no haber podido disminuir el alza de precios con una política monetaria basada en la tasa de interés, el Banco Central decidió en junio pasado que su ancla sería la cantidad de dinero circulante en el mercado, con objetivos de expansión trazados previamente.

Graña, un doctor en economía de 59 años con una carrera de 20 años dentro del banco central, fue nombrado al frente de la entidad a fines del año pasado para sustituir a Mario Bergara, quien pasó a liderar el Ministerio de Economía.

POLÍTICA MONETARIA Y TIPO DE CAMBIO

En la tarde del viernes el Comité de Política Monetaria (Copom), que viene apelado a una estrategia contractiva, tendrá una nueva reunión trimestral para actualizar sus consideraciones tras evaluar el escenario local y las recientes medidas adoptadas por la Reserva Federal estadounidense.

Graña, en la misma línea que su antecesor, calificó favorablemente la decisión de la Fed de recortar en 10.000 millones de dólares a 75.000 millones sus compras mensuales de bonos, puesto que evidencia una recuperación de la economía global.

"Una normalización de la instancia de política monetaria de Estados Unidos (...) puede contribuir positivamente a estabilizar un fenómeno que ha provocado en los mercados emergentes (...) problemas de apreciación de las monedas domésticas como consecuencia de los flujos de capital", dijo.

El tipo de cambio alcanzó en septiembre de 2013 su mayor precio en cuatro años con una cotización de 22,60 pesos por dólar. En lo que va del año la moneda uruguaya acumula una caída de un 0,6 por ciento.

Al respecto, el ministro de Economía Bergara, dijo que es esperable que la moneda local tienda a la baja dado el comportamiento global del dólar y las decisiones de la Fed.

"Seguramente la evolución del dólar a nivel local va a acompañar un proceso gradual de fortalecimiento de la moneda estadounidense en los próximos años", dijo.

Reporte de Malena Castaldi y Felipe Llambías/Editado por Gabriel Burin/Manuel Farías

0 : 0
  • narrow-browser-and-phone
  • medium-browser-and-portrait-tablet
  • landscape-tablet
  • medium-wide-browser
  • wide-browser-and-larger
  • medium-browser-and-landscape-tablet
  • medium-wide-browser-and-larger
  • above-phone
  • portrait-tablet-and-above
  • above-portrait-tablet
  • landscape-tablet-and-above
  • landscape-tablet-and-medium-wide-browser
  • portrait-tablet-and-below
  • landscape-tablet-and-below