Economía mundial camina hacia recuperación, pero inflación débil amenaza

jueves 16 de enero de 2014 18:33 GYT
 

Por Andy Bruce

LONDRES (Reuters) - Las grandes economías mundiales tienen por delante un año mucho mejor, según mostró un sondeo de Reuters publicado el jueves, aunque persistirá una inflación débil que complicará la capacidad de los bancos centrales para lograr que las tasas de interés vuelvan a niveles normales.

Igual que en los últimos años, Estados Unidos parece encaminado a liderar el camino, y el crecimiento también se aceleraría en Alemania y Gran Bretaña.

En el otro extremo, Japón seguramente decepcionará y es probable que la zona euro vuelva a tener un desempeño peor que el de sus pares occidentales. Los mercados emergentes, en tanto, tendrán un desempeño dispar.

Quizás la principal diferencia este año es que los pronósticos de los cerca de 300 economistas consultados en todo el mundo al menos sugieren que existen pocas probabilidades de que la zona euro vuelva a caer en recesión.

En general, el sondeo mostró que la economía mundial crecerá un 3,6 por ciento este año, en comparación al 2,9 por ciento en el 2013.

Eso pondría fin a tres años de desaceleración en el crecimiento global desde que la mayor economía mundial rebotó luego de sufrir una severa recesión en el 2009.

Los últimos meses han estado marcados por una fuerte desaceleración de la inflación en varias de las economías más desarrolladas del mundo, y en algunos casos los precios al consumidor han subido muy por debajo de las metas de estabilidad establecidas por sus bancos centrales.

La directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, alertó el miércoles sobre el riesgo de deflación -una espiral sostenida y dañina de caídas de los precios-, aunque fue optimista sobre la mejoría del crecimiento económico.   Continuación...

 
Las grandes economías mundiales tienen por delante un año mucho mejor, según mostró un sondeo de Reuters publicado el jueves, aunque persistirá una inflación débil que complicará la capacidad de los bancos centrales para lograr que las tasas de interés vuelvan a niveles normales. Koper, 14 de enero 2014. REUTERS/Srdjan Zivulovic