Autoridades de mercados emergentes intentan calmar preocupaciones cambiarias

viernes 24 de enero de 2014 19:58 GYT
 

Por Ben Hirschler y Carolyn Cohn

LONDRES (Reuters) - Autoridades financieras de los mercados emergentes se apresuraron el viernes a tratar de calmar las preocupaciones sobre sus economías, mientras inversores liquidaban sus monedas y alentaban el temor a una ola de ventas generalizadas.

La expectativa de que el plan de la Reserva Federal para retirar gradualmente sus estímulos monetarios retire liquidez de los mercados ya había presionado a las monedas emergentes, a lo que se sumó el viernes la perspectiva de una desaceleración de la economía china.

La preocupaciones se sintieron especialmente en países con fuertes déficit de cuenta corriente, que podrían tener que hacer muchos esfuerzos para apoyar a sus monedas este año.

En un esfuerzo por frenar la fuerte devaluación de su moneda, el Gobierno argentino decidió sorpresivamente el viernes flexibilizar su estricto control cambiario después de que el peso sufrió en la víspera su peor desplome desde la crisis financiera del 2002.

Entre las medidas, el Gobierno anunció que desde el lunes los argentinos podrán comprar divisas para el ahorro, mientras que se reducirá al 20 por ciento desde el 35 por ciento el impuesto que se paga localmente para adquirir monedas extranjeras.

En tanto, la lira turca alcanzó mínimos históricos, pese a una intervención en la sesión previa por un monto estimado en unos 3.000 millones de dólares. El rublo ruso y el rand sudafricano también se debilitaron, a niveles no vistos desde la crisis financiera del 2008-2009.

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Gráfico monedas emergentes: link.reuters.com/zaw36v   Continuación...

 
Unos camarógrafos filman a las afueras del edificio del Banco Central argentino en Buenos Aires, ene 24 2014. Los bancos centrales en el mundo en desarrollo intervenían el viernes en los mercados cambiarios para intentar estabilizar monedas que se depreciaban rápidamente en una ola de ventas en países emergentes. REUTERS/Enrique Marcarian