Golpeado por la roya, El Salvador espera un derrumbe de su cosecha de café en 2013-14

jueves 13 de febrero de 2014 21:40 GYT
 

Por Nelson Rentería

SAN SALVADOR (Reuters) - El Salvador espera un derrumbe de su cosecha de café para el periodo 2013-2014 debido a un brote de roya más grave que lo esperado que provocó daños graves a los cultivos.

El Consejo Salvadoreño del Café dijo que la cosecha esperada será de 554,300 sacos de 60 kilogramos, un 58 por ciento menor a la previa, con lo cual sería una de las más bajas en la historia del país centroamericano.

Cerca de un 70 por ciento de las plantaciones de café de El Salvador -un productor pequeño de café pero reconocido internacionalmente por su café arábiga de alta calidad- fueron infectadas por la roya, de acuerdo con el centro de investigación para la agricultura CATIE.

Una fuente de la industria dijo a Reuters que la cosecha incluso podría estar por debajo de lo previsto por el Consejo y rondaría los 400,000 sacos.

Algunos importadores de Estados Unidos que usualmente compran café de El Salvador, dijeron que no ha existido disponibilidad de los granos del país durante semanas.

El premio estimado para el café de altura de el Salvador se ubicaría a promedio de 27 centavos por libra sobre los contratos futuros de café arábiga de marzo del ICE, la principal referencia del mercado. Esto representa el más alto premio en al menos seis años.

El director de la Asociación Salvadoreña de Beneficiadores y Exportadores de Café (ABECAFE), Gustavo Magaña, dijo que nunca imaginaron la magnitud de los daños de la roya, que también afecta a otros productores de café de Centroamérica, y a México.

"Es un problema muy serio, no sólo para nosotros que estamos en el gremio de café, sino que es un impacto bien fuerte para la economía del país y más que todo para la canasta básica de todos los pueblos y las personas que trabajan en el rubro del café", señaló el directivo a Reuters.

El Salvador, el país más pequeño de Centroamérica pero el más densamente poblado, tiene una frágil economía que depende en gran medida de las remesas que envían los inmigrantes en Estados Unidos, del café y de los servicios.

(Reporte de Nelson Rentería, escrito por Anahí Rama.)