Tasa de desempleo en Brasil sube a 4,8 pct en enero

jueves 20 de febrero de 2014 11:25 GYT
 

Por Silvio Cascione

RIO DE JANEIRO (Reuters) - La tasa de desempleo de Brasil subió menos a lo esperado en enero debido a que un continuo declive en el número de personas que buscan trabajo ayudó a contrarrestar una creación de empleo más débil.

La tasa no ajustada por estacionalidad de Brasil subió a un 4,8 por ciento, desde el mínimo récord de un 4,3 por ciento de diciembre, dijo el jueves el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

La cifra fue menor a la lectura de 5,1 por ciento arrojada por la mediana de los pronósticos de 27 economistas consultados en un sondeo de Reuters. En enero del 2013, la tasa de desempleo de Brasil se ubicó en un 5,4 por ciento.

La denominada población económicamente activa, o el número de personas que tienen empleo o que buscan activamente uno, bajó un 0,8 por ciento interanual en las seis principales áreas metropolitanas estudiadas, en su cuarto declive consecutivo.

Los economistas afirman que la reducción de la fuerza laboral es la razón por la cual la tasa de desempleo de Brasil ha permanecido alrededor de mínimos récord pese a que la economía está al borde de la recesión.

Años de crecimiento sostenido en los ingresos por hogar han permitido que cada vez más brasileños dejen de trabajar y en vez de eso asistan a la universidad y a cursos de capacitación profesional.

Eso está ayudando a compensar el impacto de un ritmo más lento en contrataciones en algunos sectores, como lo han mostrado datos del Ministerio del Trabajo en los últimos meses.

El número de brasileños con empleos bajó un 0,9 por ciento respecto a diciembre, a 23,1 millones, y se mantuvo sin cambios respecto a enero del 2013.   Continuación...

 
Unos promotores de empleo entregan volantes a unas personas en una calle del centro de Sao Paulo, mar 25 2011. - La tasa de desempleo de Brasil subió menos a lo esperado en enero debido a que un continuo declive en el número de personas que buscan trabajo ayudó a contrarrestar una creación de empleo más débil. REUTERS/Paulo Whitaker